martes, 31 de agosto de 2010

¡500 horas!

¡500 horas! GRACIAS al Equipo de Martín que día a día, ejercicio tras ejercicio, logramos sumar y alcanzar la nada despreciable cifra de 500 horas de ABR.

Ha sido todo un proceso: Al llegar de nuestro primer entrenamiento, la ansiedad por la eterna pregunta "¿Estaremos haciendo bien los ejercicios?" Mirábamos una y otra vez los videos y las fotos que tomamos durante el entrenamiento para comparar, para corregir e ir adquiriendo cada vez más confianza en lo que hacíamos.

Luego vino el reto de la rutina: cómo acomodar los ejercicios a nuestras vidas, cómo encontrar las horas del día en que Martín estuviera más tranquilo y receptivo para hacerle ABR, ajustar los horarios de las otras terapias y ajustar actividades, ya mi agenda multicolor no aguantaba una enmendadura más.

La etapa siguiente fue la más dura: enfrentar a mi "pequeño tirano" como le llamo cariñosamente a mi excesiva responsabilidad. El pequeño tirano que vive en mí y que me gritaba que no eran suficientes tres horas diarias, que se enojaba conmigo cuando no alcanzábamos la meta semanal trazada, que se enfurecía cuando me quejaba por el dolor en la cadera o por el cansancio acumulado, el que me hacía sentir culpable cuando nos íbamos al parque a disfrutar de una tarde soleada en vez de quedarnos en casita haciendo ABR.

Pero ¿qué creen? ¡Lo domestiqué! (Bueno, por lo menos lo  controlo el 80% de las veces) Por fin comprendió que, ante todo, Martín es un niño y tiene que vivir como tal. Por supuesto que su proceso de rehabilitación es importante, pero no se nos puede convertir en la vida misma de Martín.

Luego de comprender esto, vino nuestro segundo entrenamiento en Argentina de la mano de nuestros maravillosos instructores: Richard y Gavin, quienes nos cambiaron de ejercicios y ¡descubrí el balón! Debo confesarles que adoro los ejercicios con el balón, más que los de la toalla (aunque obviamente se los seguimos haciendo), así que para mí fue un cambio maravilloso.

Y ahora con 500 horas en nuestro cronograma, alistamos maletas para nuestro tercer entrenamiento en Fort Lauderdale en el mes de octubre ¡Ya empecé la cuenta regresiva!

500 horas... ¡Estamos felices! Y más con los logros que ha alcanzado Martín. Finalmente, debo recordarle a mi pequeño tirano que es una cifra más, importante por supuesto, pero que no se me vaya a obsesionar con la manía de sumar y sumar y sumar y sumar.

6 comentarios:

  1. Felicidades por estas primeras 500 horas... y como se han visto los resultados, es lo mejor!!! Asi valen la pena dolores de cadera, de espalda, de lo que sea!!
    Y lo mejor de todo, es que ABR no solo ha sido una terapia para Martín sino tambien para ti mi Carito, para domesticar esos pequeños monstruos que rondan nuestras vidas... Vamos por otras 500 más!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Carolina,
    Te conoci por alla en el 1998 creo... soliamos salir mucho con Pitu y Juan Pablo, y otros amigos de la Univalle. Soy Martha Liliana, no se si te acordas de mi. La cosa es que hace mucho tiempo vivo fuera de Colombia y por casualidades de la vida y del Facebook llegue a tu blog hoy y me ha hecho llorar. Estas llena de valentia y coraje y eres de admirar. Muy bien por los logros hasta ahora y fuerza para lo que venga. Ahora mismo soy mama y entiendo lo profundo que se ama a un hijo. Felicidades y adelante!

    ResponderEliminar
  3. Fiesta, fiesta, fiesta!!! Por las 500 horas de amor y la muerte del tirano!!!!Qué viva Martín!!!

    ResponderEliminar
  4. Nelly y Viny:
    Uy sí, ustedes han sido testigos de cómo joden en mi cabeza esos monstruos, pero bueno, hasta para eso ha servido ABR, jejeje.

    ResponderEliminar
  5. Hola Martha:
    ¡¡¡Por supuesto que me acuerdo de vos!!!! Cómo no, después de todas las cervezas compartidas y las largas horas de hablar y hablar... Me alegra saber que estás bien y que ya tenés un hijo.

    Gracias por tus palabras y por alentarnos a seguir adelante. Un abrazo y cuidate.

    ResponderEliminar
  6. uffffffffff q bueno leer, y que buen viaje les espera, 500 horas de toda una vida de alegrias... ya los podré abrazar con toda!!

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!