jueves, 16 de septiembre de 2010

Martín y sus dificultades respiratorias

Y uno cree que está preparada... Ingenuamente creo que la próxima vez será menos duro, menos angustiante y que reaccionaré de una forma más tranquila. Bueno, tampoco soy una vieja histérica, pero tampoco es cierto que sea más fácil. 

Martín tuvo otro episodio de congestión: respiraba con dificultad, le sonaba el pecho, tenía fiebre y no quería comer (Obvio, estaba lleno de flemas... Sí, suena horrible, pero así era) Hicimos lo que se "debe" hacer: Correr a Urgencias de la Clínica dispuesta para estos casos por nuestra EPS (Entidad Promotora de Salud en Colombia) 

Y sucedió lo que suele suceder en el sistema de salud colombiano: salimos de ahí con una receta de acetaminofen para la fiebre. Tranquilos, no todo es malo: le hicieron una radiografía de tórax y sus pulmones estaban limpios, pero efectivamente tenía muchas flemas. No tantas (A criterio del pediatra de turno) como para aprobar un par de terapias respiratorias.

Eso sucedió ayer. Hoy Martín seguía igual, sino peor, pues se negaba a comer y la única forma que encontraba de botar las flemas era vomitando. Me empecé a desesperar, ¿qué más hago?: ya fui a la clínica, ya lo vio el pediatra, ya le tomaron una radiografía, ya me dijeron que le diera acetaminofen y ¡no jodiera más! (Bueno, no con esas palabras precisamente, pero ese fue el mensaje)

Hasta que una amiga de la familia nos recomendó un lugar donde hacen terapias respiratorias. ¡¡Oh sopresa!! A una cuadra de nuestra casa. Obviamente de nuestro bolsillo porque ya a estas alturas no quería ni que me mencionaran volver a la EPS a ver si "les parecía adecuado" autorizarle a mi hijo (que no comía, vomitaba y respiraba con dificultad) unas terapias respiratorias.

Ahora viene lo mejor: me encantó el lugar, la atención, las terapeutas y los precios. Es una institución donde hacen todo tipo de terapias y yo que creía que era un ancianato, pues sólo veía salir de ahí a adultos mayores, qué equivocada. Nos atendió Guiselle, una terapeuta encantadora que hizo su trabajo a la perfección: ¡Martín expulsó hasta dinosaurios por boca y nariz!

Mi gordo se ve y se siente mejor: ya respira con menor dificultad, ya nos recibió algo de comida y a su rostro vuelve el color rosado. Ahora duerme plácidamente, hoy nos toca darle muchos líquidos y mañana tendremos otra sesión con Guiselle. 

Y yo ahora sí estoy tranquila, pero con un cierto sin sabor en la boca: definitivamente nuestro sistema de salud está lejos de ser no digamos efectivo porque sería mucho pedir, sino acertivo y más con nuestros hijos que no nos pueden expresar verbalmente lo que les duele o lo que sienten.

En fin, no puedo dejar de agradecerle a Dios, a la Vida, al Universo o como ustedes quieran llamar a su propia cosmogonía, por tener los medios económicos para darle a Martín una alternativa distinta a lo que recomienda la EPS. El sin sabor aumenta y se convierte en gastritis al pensar en las madres que no tienen esta posibilidad y les toca conformarse con el acetaminofen enviado por el pediatra de turno.

6 comentarios:

  1. Me alegra que Martin esté mejor y que tengas la posibilidad de brindarle otras opciones de salud..Creeme si por alla llueve con los servicios de salud, por aca no escampa...aca toca decirle a los medicos que hacer y que recetar!

    ResponderEliminar
  2. uyyy amiga y yo que me quejo del seguro social de aqui!!en fin entodos lados se ve de todo, lo importante es que martin ya esta mejorcito y que encontraste este lugar y lo mejor tan cerca de tu casa!1!!y lo que dices es cierto que gracias a dios uno tiene los medios para brindarles mas a nuestros hijos pero hoy hablando con otra mama del centro de rehabiliacion donde va Mia, a su hija de 5 a;os no le han hecho una cirugia para que su hija camine, mas o menos lo mismo de Mia pie bot bilateral, que a nosotros lo hicimos pagando y esta mami no tiene los medios, asi que entre varuias mamas vamos aver como le ayudamos y yo quede de hablar con el medico ,ojala podamoa ayuadrale, pero queda uno con un dolor en su corazon,y asi son muchos casos,pero bueno a seguir adelante, un abrazo y muchos bechitos a martin, que espero que pase un feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Ay mi Maira y uno que cree que en el Primer Mundo todo es distinto!!!! Y es que sería tan fácil hacerlo bien...

    ResponderEliminar
  4. Sí Sandra, te cuento que acá es un tema espinoso... Ojalá puedan hacer la "vaca" para que operen a la nena, muuucha suerte!!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Carolina,

    hace cuando que empezaron ustedes ABR? Porque es esperable dentro del proceso pasar por una etapa en el que botan mucha mucha flema, que tiene que ver con cambios positivos en el sistema respiratorio de ellos pero claro que no es comodo ejeje.

    Me alegro que ya este bien y claro... Triste de ver que la desigualdad en los sistemas de salud se repite tambien en tu pais...

    ResponderEliminar
  6. Hola Sonia:
    ¿En serio? No tenía ni idea que sus flemas podían darse por ABR, no se me había ocurrido!!! Bueno, el 5 de octubre cumplimos un año y hasta el 31 de agosto sumamos 500 horas... Ya Martín está bien, pero me asustó!!! Parece que ni los países del "Primer Mundo" se salvan de un mal servicio de salud... Bueno, dime si por el tiempo o las horas de ABR ésta podría ser una feliz consecuencia (Las flemas) Un abrazo y ojalá hayá stenido unas muy buenas y divertidas vacaciones.

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!