jueves, 21 de octubre de 2010

Cuando un extraño Re - Conoce a Martín

Sí, es indiscutible, el "Primer Mundo" se respira desde que nos bajamos del avión en Fort Lauderdale (Estados Unidos) Pero no fueron sus gigantescas avenidas, ni sus carros del año, ni el orden y la limpieza de sus calles, ni sus interminables centros comerciales, ni el cumplimiento riguroso de las normas lo que me sorprendió de este país. 

Lo que realmente me conmovió el alma hasta las lágrimas fue algo que pasa desapercibido para la mayoría de las personas: Cuando un extraño Re - Conoció a Martín. Lo miró a los ojos y lo saludó, le sonrío y siguió su camino. No lo miró con lástima, no lo ignoró ni se sintió incómodo con su presencia. Simplemente lo miró, lo re-conoció como un igual, con respeto y amabilidad. Es una situación que pocas, MUY POCAS VECES vivo en Colombia. Y no ocurrió una sola vez, no fue un hecho aislado, fue la constante durante todo el viaje.

No sé si en sus países o ciudades es distinto, pero en Bogotá definitivamente no lo es. La discriminación, los prejuicios y los ambientes inaccesibles están a la orden del día y ya me son tan familiares estos acontecimientos, que me impactó vivir inesperadamente una situación totalmente opuesta: respeto, reconocimiento, igualdad, espacios accesibles... ¿Saben lo que se siente como mamá al descubrir que ven en tu hijo a un niño simplemente, sin etiquetas de ninguna clase? ¿Que su discapacidad no es motivo para ser excluido? 

Ahora que regreso a Colombia el sentimiento es de frustración. No me malinterpreten. Cuestiono a diario la política exterior de los gobiernos estadounidenses y detesto su sociedad de consumo, pero que fácil es la vida cuando re-conocen a tu hijo por lo que es (un niño) y no por sus limitaciones, qué sencilla se vuelve la cotidianidad cuando los extraños tratan a Martín como un igual y no lo discriminan, qué liviana se vuelve la existencia cuando se eliminan las barreras físicas y culturales.

No lo es todo, pero para una madre de un niño con discapacidad estos pequeños detalles se convierten en enormes ventajas cuando lo que está en juego es el bienestar de tu hijo. Y eso que no hablo de lo que no viví, pero conocí por terceros: la Inclusión Escolar. Hablar de eso en Colombia es un mal chiste o si no que lo digan las mamás que ya han pasado por esa amarga experiencia.

Sin embargo, esta vivencia sólo reafirmó el compromiso que tenemos de educar, de dialogar, de transformar la mirada de los otros sobre las personas con discapacidad, de escribir, de subrayar que nuestros hijos son seres humanos valiosos, maravillosos y capaces, así no caminen, no hablen y no hagan miles de etcéteras. Sé que no es fácil, pero estoy convencida de que sí es posible... ¿Y ustedes qué tipo de personas son: las que discriminan o las que incluyen?¿Cómo tratan y miran a las personas con discapacidad que se encuentran en la calle? ¿Se sienten incómodos o son capaces de asumir, valorar y respetar la diferencia?

6 comentarios:

  1. Mi querida CAro,
    Estados Unidos es un pais lleno de muchas contradicciones, pero que pais no lo es!!!!
    Como bien lo dices una de las cosas que admiro de este pais es su respeto por las personas con discapacidad y por los adultos mayores. Aqui, asi sea a fuerza de demandas y de leyes, hay proteccion para personas que tienen habilidades diferentes.
    La inclusion en el sistema escolar es otra historia..no es perfecta, pero sin duda hay mas posibilidades que en Colombia. Algo similar vi en mi experiencia en Londres...todavia nos falta mucho por aprender al respecto!!!
    Bien por ustedes!!!!
    Abrazotes

    ResponderEliminar
  2. Uy amiga, pero ésta no me la esperaba... Me cogieron totalmente fuera de base!!! No creí que se sintiera tanto la diferencia, pero sí, la forma como trataron a Martín fue una experiencia que me dejó gratamente sorprendida.

    Ni me quiero imaginar lo que viviste y viste en Londres!!! Me imagino que también te sorprendiste... Bueno, ya nos veremos y me contarás con detalle esa experiencia. Saludos, besos.

    ResponderEliminar
  3. Amiga qué lindo mensaje... me da tristeza que en nuestro país con la ventaja que tenemos de diversidad cultural, étnica y de biodiversidad, no reconzcamos la diferencia sino que juzguemos y no seamos capaces de entablar una relación con el otro, por eso tenemos tantos problemas de eterna violencia y discriminación.

    Me encanta que hayas vivido esa experiencia con Martín, acá los niños son muy especiales no importa el color, la cultura de la que vengan o su discapacidad... Pero lo que no pusiste en el blog es que Martín es divino, precioso, tiene un físico espectacular entonces llama la atención por su belleza y ternura, jejeje.

    Un beso a todos amiga.

    ResponderEliminar
  4. Jejejeje, bueno, ya no lo tengo que decir yo, lo dijiste vos: Martín llama la atención no por su discapacidad, sino por esos inmensos ojos que tiene, hermosos, expresivos y tiernos.

    ResponderEliminar
  5. Caro, en muchas ocasiones he escuchado tu descripción de la aceptación y respeto a la diferencia en un país como USA, no lo he vivido, pero creo que es cierto por los testimonios y lecciones nos da la experiencia... Aquí en Colombia le prestamos mucha atención a las cosas y personas al borde de ser groseros, imprudentes e irrespetuosos como sin darnos cuenta. Y frente a la diferencia hay exclusión, lastima y rechazo. Nuestros hijos son iguales, nosotros somos iguales, eso debemos aprenderlo de los extranjeros de llamado "primer mundo". Yo prefiero integrar, hablar igual al pequeño, al mediano y al grande, sin medias tintas, ni medias lenguas, con amor y respeto, escuchando y hablando, exigiendo respeto con respeto y haciendo pedagogia hasta de cultura cotidiana con todos y todas como lo haces en este blog.Un abrazo para ti, para Martin y para la familia. Atn. Carlos Andrés Barrera.

    ResponderEliminar
  6. Me consta Charly, vos sos una persona supremamente respetuosa, que valora la diferencia y que trata de resaltar siempre las cualidades de la gente con la que interactuas.Ojalá hubiera más Charlies en el mundo!!!!! Te voy a clonar... Un beso a tu familia también y gracias por estar pendiente del Blog.

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!