martes, 26 de octubre de 2010

El Cumpleaños de Miranda

El reencuentro con Viny, una de mis hermanas del alma, fue otro feliz "efecto colateral" de nuestro viaje a Estados Unidos. Y lo más importante: conocí a su esposo (Diego) y a sus dos hermosos hijos, Miranda y Juan Diego. Viny y yo nos conocemos desde el colegio, pero fue en la universidad donde nos hicimos tan cercanas.

Coincidimos con el cumpleaños número dos de Miranda, así que disfrutamos de un delicioso asado familiar al lado de Ángela y su familia (Otra amiga del colegio)

Viny nos llevó a un río a 15 minutos de su casa, realmente refrescante el paseo. Sé que nos faltó más tiempo para compartir y conocer otros sitios espectaculares, pero ¡habrán otros viajes! Gracias amiga y Diego por los buenos momentos.




2 comentarios:

  1. Amiguita, tan rico cuando uno se da cuenta que la familia es extensa, a veces yo me quedo solo en mi circulo (mamá-papá-hermano-sobri), pero más allá hay mucho más, incluso como decías en tu blog anterior, los amigos que son nuestra familia construida desde el cariño, la solidaridad y el cuidado sin tanta traba inconsciente, jeje. Muy lindo este precumpleaños amiga donde re-descubriste tantas personas que te aman a tí y a tu circulo (Juan, gordos y peludos). Besos a todos y cariños al Martín.

    ResponderEliminar
  2. Siiii amiga, fueron reencuentros muy especiales, que desbordaron de sentido nuestro viaje y que nos hicieron sentir inmensamente afortunados. Vos también tenés una familia extendida y en ese saco nos tenés meter a nosotros!!!!

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!