viernes, 12 de noviembre de 2010

Luis Camilo

No me acostumbro. Sé que nuestros hijos con discapacidad tienen una mayor probabilidad de morir y que están más propensos que los niños sanos de su edad a que esto ocurra. Sin embargo, todavía me cuesta mucho aceptar esta idea.

El año pasado, en septiembre, se murió Emmanuel, compañero de Martín, a quien veía a diario en el Jardín Infantil cuando iba a dejar y a recoger a mi hijo. Fue un golpe muy duro, pues inevitablemente uno trata de ponerse en el lugar de los papás y es difícil siquiera tratar de respirar.

Ahora se murió Luis Camilo, hijo de Luis Antonio. No los conocí personalmente, pero intercambiamos varios correos y chateamos en repetidas ocasiones, pues Luis Antonio era uno de los padres más interesados en que ABR abriera un satélite en Colombia.

Y precisamente anoche me lo encontré en Facebook y me contó: acababa de enterrar a su hijo. ¿Qué se le dice a una persona que tiene el corazón roto? Ninguna palabra puede aliviar ese dolor y esa pérdida. 

A Luis Antonio, su esposa, su hijo y su familia, mucha fortaleza, fe y la certeza de que no están solos en este difícil proceso. 

1 comentario:

  1. tal ves este libro ayude:

    http://www.lailuminacion.com/libros/pdf/La%20Rueda%20de%20la%20Vida.pdf

    un abrazo a todas las familias que convoca este blog

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!