viernes, 26 de noviembre de 2010

¿Un caballo discapacitado?

Sé que la frase que voy a mencionar se dijo a principios de este año, sé que Uribe ya no es presidente de Colombia, sé que ya no es noticia, sé que ya pasó mucho tiempo como para traerla a colación, sé que el objetivo de este Blog no es enredarnos en discusiones políticas. Pero la menciono porque me parece importante reflexionar sobre esta frase y analizar por qué el Presidente de un país, en su momento, se atrevió a lanzarla sin ningún temor.

"La Seguridad Democrática no es flor de un día ni el esfuercito de un caballo discapacitado" Éstas fueron las palabras de Álvaro Uribe Vélez durante un Consejo de Seguridad en Santander (Departamento de Colombia) en abril de este año; todavía era Presidente de Colombia.

Tuve que leer varias veces esta frase para comprender a qué se refería y mientras más la leía mayor era mi sentimiento de rabia, frutración y mi incredulidad, ¿Es posible que el Presidente de un país se exprese en estos términos?

Por donde se le mire es una frase despectiva: "...el esfuercito de un caballo discapacitado" Lo que me enfurece es que haya usado el término discapacidad como sinónimo de inútil, incapaz de hacer algo que perdure en el tiempo, incapaz -el caballo- de lograr un esfuerzo por el que valga la pena recordarlo. 

Perdón, a muchos le puede parecer cómico el asunto o simplemente exagerada mi reacción, pero si queremos cambiarle la cara a la discapacidad tenemos que empezar por cambiar la forma como nos referimos a las personas con discapacidad

No estoy igualando un caballo a una persona, aunque para mí merecen el mismo respeto, sólo que creo conocer un poco a Uribe y sé que si usó el término "caballo" es por su extraña manía de actuar como el capataz de una finca, de lo contrario, no hubiera tenido ningún reparo en usar la palabra "persona" Y me atrevo a afirmarlo porque en sus ocho años de mandato mostró poco o ningún respeto por la diferencia y la diversidad.

Uribe usa el término discapacidad para referirse a la imposibilidad de que un ser con discapacidad (valga la redundancia) haga algo que valga la pena recordar o haga algo importante para la sociedad. Seguramente no tiene ningún familiar o conocido con discapacidad porque si fuera así, sabría que ellos no realizan "esfuercitos", todo lo contrario, en sus procesos de rehabilitación se tienen que esforzar mucho, diariamente, sin tregua, para lograr lo que en otros niños se da por sentado: tomar jugo con pitillo, pintar, girar la cabeza, masticar, soplar, caminar, sentarse... Todo, cada una de estas actividades, implican un GRAN esfuerzo para nuestros hijos

Lo que más me desconcierta es la certeza de que socialmente está muy arraigada esta relación que subraya Uribe: Discapacidad = Imposibilidad para, inútil, incapaz de. Y es precisamente contra estos prejuicios que los padres de niños con discapacidad tenemos que lidiar a diario y es eso precisamente lo que queremos cambiar porque nuestros hijos de inútiles tienen poco, sus esfuerzos no son "esfuercitos", ni son "pobrecitos", ni son incapaces de dejar huella, ¿Estamos de acuerdo?

Uribe nunca fue santo de mi devoción y ahora al leer su frase siento un gran alivio de que sea un "Ex" más. Sólo espero que ahora que disfruta de su retiro y tiene más tiempo libre para pasearse por su Hacienda El Ubérrimo, no se encuentre con un caballo discapacitado ¡porque de seguro que lo manda a sacrificar!

2 comentarios:

  1. Mi querida Caro. Siempre me haces pensar... Este post me gustó mucho, me encabronó y me hizo confirmar que el LENGUAJE es terriblemente discriminatorio cuando lo usan inútiles como el ex-presidente de Colombia. Bravo por tus comentarios. Me gusta que hagas catarsis y digas lo que piensas así con dureza, franqueza y siempre con sentido de denuncia social. Gracias, amiga, por todo lo que compartes con los que te leemos siempre que hay algo nuevo en el blog. Besitos a mis queridos Martin, Miguel y Juan. Y por supuesto a los reyes de la casa: Ágata y Baruc. Te quiero mucho!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias amiga! Y a mi me encanta saber que nos leés, así te siento más cerquita a pesar de los kilómetros que hay de por medio. Un besote y yo también te quiero mucho.

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!