martes, 21 de diciembre de 2010

Novenas Navideñas

Definitivamente las Novenas son uno de mis mejores recuerdos de la Navidad en mi niñez. Empezábamos el recorrido a las 6 p.m. y terminábamos a las 11 de la noche: íbamos de casa en casa rezando la Novena, compartiendo, comiendo y cantando los villancicos. Para mí era una de las épocas más felices del año.

La Novena Navideña del Jardín Infantil de Martín, Brincos y Brinquitos, fue muy especial: títeres, regalos, villancicos, comida navideña, rezar la novena de los niños y agradecer por todas las bendiciones recibidas.

¡Gracias a Karina y a su familia por prestar su casa para esta celebración! Y felicidades a Mariluz y al equipo de Brincos que se lucieron con esta Novena. Nos hicieron sentir afortunados y nos recordaron cuál es el propósito de la Navidad: compartir y agradecer.

Aquí están Martín con su abuelo Alfredo (arriba) y Miguel tocando el saxofón (foto de abajo)

2 comentarios:

  1. Tan bellos amiga!!! Para mí lo más rico de la novena era llevar mi sonaja hecha por nosotros mismos de tapas de gaseosas aplastadas, jejeje. Ya te imaginarás la época...

    ResponderEliminar
  2. Siii amiga, yo también hice el sonajero con tapas de gaseosas aplastadas!!!!! Era lo máximo!!!!

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!