sábado, 18 de diciembre de 2010

Reflexiones sobre la Maternidad

Hoy volví a escuchar esas frases que me ponen los pelos de punta. Algunas mujeres que conozco siguen describiendo la maternidad como un camino de "sacrificios" o lanzan perlas como "Es que hay que vivir plenamente antes de los hijos porque cuando los tienes hasta ahí te llega la vida" Y yo me quedo pensando, molesta pero sin saber claramente por qué hasta que logro ponerlo en palabras. No, definitivamente yo no vivo la maternidad como una situación de sacrificios ni de restricciones. Trataré de explicarme.

Para mí la maternidad es un Proyecto más de mi Vida y en este momento es la prioridad de mi existencia. Si tuviera que escoger un par de palabras que me definieran serían: Intensa y Apasionada. Durante mi vida me he apasionado muchas veces: durante años mi pasión fue el deporte y me dediqué a varios con una intensidad desbordada. Luego, fue mi carrera y mi formación profesional: todos los libros que compraba eran sobre comunicación, política o sociología, no existían más temas que valieran la pena ser leídos ni otra cosa por la que valiera la pena respirar. 

Luego, fue Juan el que ocupó todas mis atenciones: formar y consolidar una pareja desde el amor, la admiración y el respeto. Al poco tiempo decidimos tener hijos, ya Ágata y Baruc eran parte de nuestras vidas y los amábamos intensamente, tanto que nos los trajimos desde México (donde nacieron) hasta Colombia. Para mí la maternidad no fue un accidente, fue una decisión largamente reflexionada (dos años) y la asumí como todo en mi vida: con apasionamiento desbordado.

Obviamente no esperábamos el accidente ocurrido con Martín y su situación de discapacidad, pero hasta eso lo asumí con intensidad y pasión: me dediqué tiempo completo a su rehabilitación y a reconstruirnos como familia. Ahora la prioridad de mi vida es mi familia y la discapacidad. Soy absurdamente monotemática y es en estos lugares donde me siento feliz y plena. Ahora es desde esta perspectiva de vida que aprendo, me enriquezco y me construyo como ser humano.

No. No vivo la maternidad como un sacrificio ni como un momento de restricciones. Para mi criar, educar, rehabilitar y ser parte activa de la vida de mis hijos es una pasión que me hace feliz y que ocupa todo mi tiempo porque así lo he decidido. Eso no significa que no dedique tiempo a mis viejas pasiones: Juan, el deporte y la comunicación. En la vida hay tiempo para hacer y ser lo que decidamos, y los hijos no tienen por qué convertirse en un lastre ni en un ancla que nos impida realizarnos plenamente como mujeres.

Bueno, después de la reflexión, el desahogo y la catarsis, debo admitir que comprendo a aquellas mujeres que asumen la maternidad como un lastre, pues para ellas significó eso: la imposibilidad de ver realizados sus sueños. Y es una lástima porque se perdieron de vivirla desde una perspectiva más enriquecedora y menos castradora. 

Yo por lo menos tengo una pequeña lista de "Actividades y Sueños que posiblemente me Apasionen" e iré probando si en realidad merecen o no toda mi intensidad. Con mayor razón ahora que agoniza el 2010 e inicia el 2011: mi agenda nueva y vacía espera inquieta a que la llene de actividades, ¿y ustedes qué quieren probar en este nuevo año que aún no empieza?

6 comentarios:

  1. Me gustó mucho tu reflexión... La maternidad nunca debe de ser un sacrificio, si lo tomas de esa manera nunca vas a poder ser feliz... Me encantaron tus palabras :)

    ResponderEliminar
  2. Tus palabras son muy inspiradoras, Caro, hace varios meses que me he convertido en el amo de casa de la familia (¿recuerdan a Tony Danza?), pues no he conseguido empleo y Oriana es la cabeza de hogar. Mantener organizada la casa y a la vez cuidar y educar a mis dos hijos sin una empleada o niñera no es tarea fácil y el tiempo que me queda "libre" es escaso. No puedo decir que no tengo conflictos internos, que no paso momentos en que pienso tirar la toalla, pero la verdad es que todo "es una cuestión de actitud", como dice Fito, todo está en la forma de mirar la vida. Estar con mis hijos es maravilloso y hay días (muchos) en los que no hallo mejor ocupación que esta, y es entonces cuando empiezo a encontrar el tiempo para nuevos proyectos y a gozar plenamente del momento que estoy viviendo. Gracias por tu blog, sigue escribiendo, no te detengas. Un abrazo a Juan, Martín y Miguel (y Ágata y Baruc), ¡Feliz 2011!

    ResponderEliminar
  3. Te entiendo perfectamente Juan!!! Obvio que hay momentos difíciles y en los que uno quiere tirar la toalla, pero son más los momentos en que uno sabe que está haciendo lo que quiere. Un beso a Samuel y Eva, a Oriana y para ustedes también un Próspero 2011.

    ResponderEliminar
  4. me encantan tus padres son tan dulces que llegan al alma ademas tienes la razon en todo es muy bonito ser madre y estoy muy segura que eres muy buena madre y tus hijos tendran la mejor educacion espero llegar a ser una buena madre como tuu besos

    ResponderEliminar
  5. ¡De seguro que lo sos! Bueno, creo que se puede ser feliz de muchas maneras, no existe un solo camino, no lo crees?

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!