domingo, 5 de diciembre de 2010

Y así fue la historia de la Neumonía

El jueves 2 de diciembre Martín amaneció con 41 grados de fiebre. Llamé a nuestra pediatra de cabecera, la tía Tere, el único problema es que le toca recetar y diagnosticar a distancia, pues ella vive en Cali y nosotros en Bogotá. Me recomendó ir inmediatamente a Urgencias, pues era una fiebre muy alta. Me advirtió textualmente: "Le tienen que hacer un hemograma, hay que descartar que sea una infección bacteriana"

Llegué a las 7 a.m. a la clínica y me atendió la pediatra de Urgencias. Al terminar de revisar a Martín me explicó que era una virosis y que me recetaría acetaminofén (Perdón, pero ¿no habíamos pasado ya por éstas? Si quieren refrescar la memoria, lean "Martín y sus dificultades respiratorias") Le insistí en el hemograma, pero ella me respondió que no tenía cómo "justificar" un examen de esos, pues el niño no presentaba síntomas.

No quise, y no me convenía, lastimar su ego (que como sabemos es demasiado grande), así que no le dije que mi pediatra me había recomendado el hemograma. Sin embargo, me paré en la raya: "De aquí no salgo sin un hemograma" A regañadientes lo hizo. Dos horas después me confirmó que, efectivamente, era una infección bacteriana y que debíamos buscar el origen de la infección, así que le tomaron  una muestra de orina y una radiografía de tórax. 

La radiografía de tórax reveló que Martín tenía una neumonía atípica, pues no presentaba ninguno de los síntomas, aparte de la fiebre. Y lo hospitalizaron. Ya el resto de la historia la conocen. 

Dejé una queja por escrito en la clínica, pues nos sucedió por segunda vez en menos de tres meses: vamos a Urgencias y nos despachan con una receta de acetaminofén. ¿Cómo pretenden que uno confíe en el Sistema de Salud Colombiano? ¿Cómo es posible que a la pediatra de Urgencias no se le ocurra descartar una infección bacteriana como a Tere?

Con el Sistema de Salud Colombiano uno siente que "le están haciendo un favor" y no que está pagando por un servicio como es el caso. Entiéndanme, no es indignación lo que siento, sino físico miedo. Me encantaría tener a Tere cerquita, eso me daría una inmensa tranquilidad. Mientras tanto, seguiré consultándola en la distancia, pues está visto y comprobado (dos veces) que los pediatras de turno no tienen (o no les interesa tener) el suficiente criterio para diagnosticar acertadamente a Martín.

Y me sigo preguntando ¿Qué pasa con los miles de niños que no tienen a una Tere a quién consultar? Pues nada, no pasa nada, se tienen que devolver a sus casas con una receta de acetaminofén a rezar para que, efectivamente, sea una virosis o regresar a Urgencias con una infección bacteriana ya avanzada. ¿Es esto lo que queremos los colombianos de nuestro sistema de salud?

4 comentarios:

  1. Pues que pena que asi sea Caro..pero hoy en dia nos toca ser pacientes informados y decirles a los medicos lo que deben hacer! Me alegra saber que Martin ya esta mejor!!!
    Vamos Martin...eres un guerrero!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a Dios tienes esa pediatra, aunque sea a distancia que es más conciente. Cuándo irán a entender, a dejar de creer que lo saben todo??
    Cariños a Martín y mucha fuerza!!

    ResponderEliminar
  3. Bien por Martin y por su pronta recuperación! Estoy segura de que así será. Y mal por el sistema de salud colombiano (y mexicano, español, gringo, etc.). Acceder a un buen sistema de salud es cuestión de clase social, una vez más queda demostrado. Qué tristeza (y enojo) que los estados que se auto-nombran "Estados de Derecho" o "Estados del bienestar" (whatever that means) ofrezcan de todo menos derecho y bienestar para todos. En fin, a seguir luchando. Un besote grande para ti, amiga. Y otro para Juan, Martin, Miguel y los peluditos de la casa...

    ResponderEliminar
  4. Hola Maira, Pamela y Marta:
    Si, definitivamente uno cree que la cosa marcha mal sólo en Colombia, pero como que en los "países del primer mundo" también es un desastre. Menos mal Martín va evolucionando muy bien, ¡Gracias!

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!