domingo, 20 de febrero de 2011

¿ABR funciona?

Cuando conocí de ABR traté de encontrar apoyo en diferentes personas: desde familiares y amigos hasta profesionales. Algunos se emocionaron, a otros les dio exactamente lo mismo y otros más mostraron su incredulidad. Todas actitudes respetables, pero ninguno de ellos vive la cotidianidad con Martín, ninguno es el papá o la mamá y siempre he creído eso: los demás se pueden dar el lujo de no creer, Juan y yo no, pues somos nosotros dos los que le damos o le quitamos a Martín la opción de tener cada día más herramientas para mejorar su calidad de vida. Y definitivamente no seremos ni Juan ni yo los que le coloquemos un límite a Martín. Así de simple.

Cuando nació Martín tratábamos de encontrar la mejor opción de rehabilitación para él y esto implicaba buscar bases científicas, apoyo de los médicos y profesionales, "consenso" que le llaman. Pero poco a poco nos dimos cuenta de que muchos de los médicos que atendían a Martín no daban un peso por su rehabilitación ni por su vida y, muchas veces, lo ignoraban negándole de entrada lo más básico de cualquier intercambio: la posibilidad de ser y de existir. Por todo lo anterior, nos empezamos a  cuestionar qué tan válida era su opinión y orientación.

En ese momento apareció ABR en nuestras vidas. Y apareció en el momento perfecto: ya estábamos preparados, es decir, ya nos importaba un comino que los médicos no avalaran ni reconocieran una técnica de rehabilitación motora como ABR. Uno aprende a empoderarse y a tomar las decisiones que cree mejor para su hijo.

Rescato una frase escrita por Leonid Blyum, el inventor de ABR, en su Blog: ""Es como tratar de convencer a un león hambriento de que se vuelva vegetariano" (Si quieren leer la versión en español que escribió Sonia, visiten su Blog)

Con esta situación compara Leonid nuestros intentos de convencer a los médicos de que ABR funciona. No tenemos que convencer a nadie. Tampoco tenemos la obligación de que nuestros hijos sean una muestra ambulante de que ABR funciona. Martín no camina, no usa sus manos, no habla ni se siente por sí solo, pero ABR sí le ha ayudado en su proceso de rehabilitación y sí ha mejorado su estructura músculo esquelética. ABR también ha mejorado nuestra calidad de vida y sí nos ha ofrecido un proceso real y eficaz de rehabilitación.

Rescato en especial uno de los consejos de Leonid: llevo una Bitácora de los cambios de Martín, de sus logros, de las fotos comparativas, de cada uno de nuestros entrenamientos... Y no sólo de ABR, sino de cada una de las terapias que le hacemos a Martín. Y es una herramienta muy valiosa, pues la memoria es incapaz de almacenar todos los detalles con precisión. Cuando leo la Bitácora me doy cuenta de que el camino recorrido ha sido largo y fructífero, de que Martín sí ha cambiado y que, indiscutiblemente, ha valido la pena apostarle a su rehabilitación.

4 comentarios:

  1. he leido tu blog y me parece de lo mas interesante todos los logros de tu hijo pero tengo mil preguntas quisiera podrias contestarlas es sobre el ABR obviamente aun no estamos en el ABR pero espero algun dia poder llevar a mi hija y ver todos los cambios pero trato de hacer lo mejor para ella siguiendo la filosofia ABr pues no quiero danar a mi hija con aparatos, cirugias o drogas inutiles.
    Mi pregunta es en las terapias ABR no se utilizan los pedestales o estabilizadores, las otp o las ferulas se dejan para siempre?

    es mi gran pregunta y quisiera la respondieran en las escuela la quieren parar en el pedestal pero no se si esto es lo mejor.muchas gracias

    ResponderEliminar
  2. Hola Flowersow:

    ABR tiene como principio no forzar la estructura, sino irla modificando poco a poco, lentamente, a través de los ejercicios con las toallas, los caramelos y la pelota.

    Sin embargo, ningún entrenador de ABR te va a imponer esta filosofía, ellos simplemente te van a sugerir no bipedestar al niño (si su estructura aún no está preparada), ni tampoco usar férulas.

    Yo pasé por las férulas y por el bipedestador, luego conocí ABR. Desde mi experiencia t epuedo decir que con ABR no necesitás de férulas ni de estarlo bipedestando.

    Lo ideal es que si tomás el entrenamiento, le preguntés a los entrenadores, pues ellos te explicarán mejor, podrán examinar a tu hija y así te darán argumentos más cercanos a tu realidad. Un abrazo y quedo pendiente de cualquier otra duda que tengás.

    ResponderEliminar
  3. Hola Carolina
    Acabo de conocer tu conocer tu blog en el sitio de ABR hispano. Soy de Peru y la verdad es que estoy súper interesado en intentar este método con mi pequeñito. El detalle es que no tenemos ABR en Perú y me pregunto, cómo hicieron para tener un satélite en Colombia. Por lo pronto acabo de escribir a Helena Cruz de ABR Canadá, pero quisiera saber tu experiencia. Por cierto, muy bonito tu Blog y lindo tu Marín, espero que siga mejorando. Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Mónica:

    Muchas gracias por tu comentario. ¿Te queda muy difícil viajar a Colombia al satélite? Te lo pregunto porque acá se abrió el satélite por una casualidad de la vida, pues inicialmente se había pensado en Venezuela, pero por la incertidumbre política de ese país se canceló.

    Ahí arrancó todo un proceso de demostrarle a Canadá que Colombia era un país seguro, ya sabés la fama que cargamos. Pero no creo que estén interesados en abrir un satélite en un país tan cercano a Colombia como lo es Perú, por eso te animo a viajar ;)

    Un abrazo a vos y a tu pequeño. Espero verte en el próximo entrenamiento que será en diciembre.

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!