lunes, 28 de marzo de 2011

¿Caminará, hablará, jugará...?

Incontables veces me han preguntado cómo me imagino el futuro de Martín y debo confesarles que no me lo imagino. Así como tampoco puedo imaginarme, así haga un esfuerzo sobrehumano, cómo seré yo a los 50 años, o qué estaré haciendo, o si seguiré con Juan o cómo será mi vida sin los peludos. Lo siento, es una incapacidad. No puedo imaginarme el futuro... Bueno, a lo sumo les puedo decir cómo me imagino este año, ¿es algo no?

Pero como soy comunicadora social y sé por formación que los silencios también nos hablan, les contestaré la pregunta que algunos no se atreven a hacerme y la ocultan con el interrogante ¿Cómo te imaginas el futuro de Martín? Esto, en palabras claras y sencillas, significa: ¿Martín caminará, hablará, jugará... llegará a valerse por sí mismo?

Y yo lo único que les puedo responder es que no lo sé. No esperamos una cura milagrosa ni la estamos buscando porque sencillamente nuestro hijo no está enfermo. Su discapacidad es una condición, no una enfermedad y nos es imposible separar a Martín de su condición: nunca conocimos a un Martín sin discapacidad. Y lo amamos profundamente tal y como él es.

Ignoro si algún día Martín caminará o irá al baño o me dirá qué quiere de comer, pero no seremos ni Juan ni yo los que le neguemos la posibilidad de intentarlo. Lo malo no es soñar, pero hay que soñar con responsabilidad: los logros y cambios de Martín son evidentes, lo que pasa es que ocurren a su propio ritmo y en su propio tiempo, que son muy distintos al ritmo y tiempo de los demás.

Así que les puedo responder: no sé hasta dónde llegará mi hijo, sólo sé que Juan y yo siempre lo acompañaremos, lo amaremos incondicionalmente, le daremos todo nuestro respaldo y lo animaremos a hacerlo mejor, ¿no es eso lo que hacen los padres?

7 comentarios:

  1. Me encanto! Que lindos pensamientos y que buenas respuestas a la pregunta mas escuchada por todos nosotros.
    Así será siempre mientras Dios no lo permita estaremos ahí para apoyarlos y amarlos.
    Besos a mi Martín!

    ResponderEliminar
  2. Precioso post!!! No podrías haberlo dicho mejor... nunca lo conociste sin su discapacidad, es a ESTE Martín al que tú quieres, no a otro :)

    La labor de todas las madres consiste, entre otras cosas, en ir haciendo ganar autonomía a nuestros hijos... las que tenemos hijos con alguna necesidad especial lo hacemos de otra manera, buscamos otros caminos, tal vez nos esforzamos más y nos cuesta más. Pero, al fin y al cabo, Martín llegará a ser la más linda persona que pueda llegar a ser, porque uds. se ocuparán de eso.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  3. Yo a veces soy un poco más dura cuando me preguntan algo parecido, y sutilmente insinúo que NINGUN padre sabe lo que su hijo va a hacer, lo que va a lograr y lo que no...o cuántas desilusiones puede generar un hijo "normal", no es verdad?
    Estoy segura que los papás especiales, o la gran mayoría de los que conozco disfrutamos muchísimo más cada pequeño logro, porque sabemos del gran esfuerzo que implican de parte de ellos y de nosotros :)

    ResponderEliminar
  4. Anónimo tienes toda la razón, de lejos es la pregunta que más nos hacen, por qué será?

    Gracias Natalia, lo más importante para nosotros es ver a Martín feliz, tranquilo, cómodo... A veces me cuesta un poco el que la gente no entienda que Martín ES con su discapacidad, no hay forma de separarlos...

    Alejandra es que ESA es la realidad que muchos ignorarn... A ver, un ejemplo que me pasó: Juan tiene Diabetes Tipo 1 y cuando nos fuimos a vivir juntos a muchos les preocupó cómo iba a ser mi vejez al lado de Juan porque asumen que la vejez de él será desastrosa por su enfermedad, pero dime ¿alguien puede garantizarme que yo llegará sana a mi vejez,qu eno tendré Alzheimer, Parkinson, cáncer o qué sé yo? Ese es el punto.

    ResponderEliminar
  5. Exactamente Carolina, Martin no esta enfermo y ni tu ni yo conocemos a nuestros hijos separados de su condicion, son asi y punto y nadie puede decir hasta donde llegaran!!! Me encanto este post. Tampoco yo se hasta donde llegara Diego, si hablara, si sera independiente, pero eso no nos impedira darle todo lo que podamos para que lo logre respetando su ser.

    ResponderEliminar
  6. Sí Betzabé, y creo que lo explicaste muy bien en tu último Post titulado "Nadie puede decir dónde está el límite" Es que realmente nadie puede decirlo y no seremos ni vos ni yo los que le coloquemos un techo a nuestros hijos, eso seguro!!!!

    ResponderEliminar
  7. Ah y me mataste con eso de la torta de chocolate!!!

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!