miércoles, 30 de marzo de 2011

En casa de herrero...

...cuchillo de palo. Este refrán lo decía mi bisabuela para referirse a situaciones imperdonables como, por ejemplo, que se nos haya olvidado que el 20 de marzo fue el Día Internacional para Crear Consciencia sobre la Parálisis Cerebral. Y como si fuera poco, caí en cuenta de que nunca les he explicado qué  es la Parálisis Cerebral, que es el diagnóstico de Martín.

Lo primero que quiero recordarles antes de entrar en materia, es que una discapacidad es una condición y no la identidad de una persona. El diagnóstico de mi hijo no lo define como individuo y no debería ser un motivo de exclusión.

La Parálisis Cerebral (PC) no es una enfermedad, no es contagiosa y no es progresiva, es una lesión o daño irreversible en el cerebro ocurrida antes del parto (prenatal), durante el parto (perinatal) o desde el nacimiento hasta los cinco años (postnatal)

Una definición más "elaborada" nos diría que la PC es un trastorno global de la persona consistente en un desorden permanente y no inmutable del tono, la postura y el movimiento, debido a una lesión no progresiva en el cerebro antes de que su desarrollo y crecimiento sean completos. Esta lesión puede generar la alteración de otras funciones superiores e interferir en el desarrollo del sistema nervioso central.

La PC se ha convertido en la causa más frecuente de discapacidad física entre la población infantil. Los trastornos resultantes de la parálisis cerebral son múltiples y complejos. El más frecuente y evidente se caracteriza por alteraciones en la postura, tono muscular y movimiento. También pueden asociarse trastornos sensoriales, perceptivos, cognitivos, respiratorios, epilepsia, trastornos del lenguaje o de conducta.

Las causas de la parálisis cerebral son:
  • Prenatales: infecciones intrauterinas (especialmente virales), las intoxicaciones (sustancias tóxicas, medicamentosas), exposición a radiaciones, etc. 
  • Perinatales: la anoxia, la prematuridad, los traumatismos mecánicos del parto y el desprendimiento placentario prematuro. 
  • Postnatales: incompatibilidad sanguínea, las encefalitis y meningitis, problemas metabólicos, lesiones traumáticas y la ingestión accidental de sustancias tóxicas.
Bueno, espero que con esta explicación se hagan una idea más acertada de lo ocurrido con Martín y de su condición que, como ya saben, no es un motivo para sentir lástima ni para ser infelices. Los invito a compartir esta información y a crear consciencia, así celebraremos el 20 de marzo una semana después.

Fuentes: 
  1. Confederación Aspace. 
  2. El Blog de Mamá Terapeuta
  3. Guía para Padres Primerizos de la Confederación Aspace.

2 comentarios:

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!