viernes, 4 de marzo de 2011

Sobre la Cotidianidad y otros demonios

Hay amaneceres en que despegar la cara de la almohada se convierte en un acto heróico; momentos en que las actividades diarias superan nuestras energías; días en que uno quisiera desvanecerse y olvidarse de todo cuanto existe. Y sospecho que no es una condición de los padres de niños con discapacidad, estoy casi segura que nos pasa a todos sin excepción y sin importar si nuestros problemas son grandes, pequeños o inexistentes.

Simplemente hay momentos en la vida en que la cotidianidad nos abruma y nos atropella. Días en que estamos más sensibles que de costumbre (por los astros, las hormonas o simplemente porque sí) y cualquier cosa por insignificante que sea se convierte en una tragedia de dimensiones absurdas.

En esos instantes hay que tomar un respiro, descansar, llenarnos de optimismo y volver a empezar. Porque la vida es un camino de enseñanzas que tiene sus propios ritmos y despliegues, y nuestro deber es comprender esos ciclos, tratar de ser feliz y bailar cada día como se presente. Porque es maravilloso sentir, llorar, reír, soñar, creer, amar y pensar. Porque cada día trae su afán y en este día lluvioso lo único que me interesa es meterme entre las cobijas y dejarme consentir.

13 comentarios:

  1. ¡Qué hermoso mi Caro!
    También abrí un blog, lo comparto contigo...
    tatuajesdedesvarios.blogspot.com

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué hermoso mi Caro!
    Por ti, también me animé a sacar un blog, aunque no tan bello como el tuyo... Está en proceso de construcción, jejejejejeje.

    tatuajesdedesvarios.blogspot.com

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Siii Dieguito, ya lo estamos loeyendo, felicidades por tu nuevo blog. ¡Juan y yo somos los primeros seguidores!!!

    ResponderEliminar
  4. Amiga qué rico los ciclos, hoy justamente luego de todo el ajetreo de mi inicio de actividades, estoy mamada y solo quiero cama este fin de semana. Te cuento que ya hice la caminata por la montaña justo hoy temprano y mañana voy a piscina, jejeje. De resto a dormir. Un beso amiga!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Bellísimo post.

    Me sumo plenamente, no puedo hablar por todos pero a mí también me pasa ;)

    ResponderEliminar
  6. Mi Nelly qué delicia que tengás la montaña ahí al lado para recargarte!!!! De nuevo mil felicidades amiga por todas las bendiciones recibidas. Besos y te recordamos muuucho.

    ResponderEliminar
  7. Jejejeje, y me imagino que por estos días más Sonia con las vueltas horribles de la Embajada. Pero ya verás que todo tendrá un final feliz y dentro de poco estarás reportándote desde el Fin del Mundo y contándonos todas las experiencias maravillosas desde tu Blog.

    ResponderEliminar
  8. A mi me pasa, lo malo es que igual tengo que despegar el rostro de la almohada y de dejarme consentir uhmmm me temo que muy pocas veces hay tiempo para eso, yo elevo una plegaria al cielo: Extraterrestres secuestrenme yaaaaa!!!
    ;D
    Me encanta este post!

    ResponderEliminar
  9. Jajajajaja, la plegaria podría incluirme Betzabe!!! A ver si secuestradas por los extraterrestres podriamos descansar y dejarnos mimar!!!

    ResponderEliminar
  10. JAJAJAJA YO ME VOY CON USTEDES Y LOS EXTRATERRESTRES, PERO COMO ESTOY YO, DE IRRASIBLE EN ESTOS DIAS NO CREO QUE ME AGUANTEN JAJAJ, HERMOSO Y CIERTO EL POST, ME CAE ANILLO AL DEDO PUES ANDO MEJOR DICHO NO ANDO, ABRAZITOS

    ResponderEliminar
  11. ¿Sandra serán los astros los que nos tienen así?

    ResponderEliminar
  12. Siiii, conozco muy bien esos días!!! Intuyo que nos ocurre más a las mujeres que a los hombres... las hormonas siempre comandándonos :(

    ResponderEliminar
  13. Uy sí, qué jartera Natalia, pero bueno, uno aprende a quererse con alborote hormonal incluido.

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!