lunes, 4 de abril de 2011

Últimamente varias mamás me han preguntado por la experiencia de tener un segundo hijo cuando el primero es un niño o niña con discapacidad. Por eso escribí un Post titulado ¿Otro hijo? 

Lo que se me olvidó advertirles fue de los celos que le dieron a Martín y que, evidentemente, le dan a todos los hermanos mayores (me dieron a mí y eso que tenía once años cuando nació mi hermano Oscar) Aquí les muestro la prueba: ésta fue la cara que puso Martín cuando conoció a Miguel. Cara de pocos amigos ¿no es verdad? Pero tranquilas, le duró un par de semanas el enojo, ahora se adoran y ya de celos poco.

3 comentarios:

  1. Se adoran y desprenden amor en cómo se miran. Quizás no en esta foto, pero sí en vivo y en directo!!! Y claro, amiga, es normal esto de los celos, creo que casi todos los hermanos mayores pasan por eso, ¿no? Cuando nació mi hermana yo tenía 5 años y llegué al hospital para conocerla y le dije a mi mamá: ¿para esto me haces venir hasta acá?
    En fin, querida, que los celos son extraños y como que vienen sobrando muchas veces, pero creo que son normales.
    Martín y Miguel son muy afortunados por tenerse el uno al otro. Lindos papás, lindos hermanos!!!
    Un besito a toda la familia.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias EMBelieve! Fue la primera que les tomamos a los dos juntos.

    Si Marta, los celos son muy chistosos amiga... Cuando nació mi prima Juliana yo tenía 5 años, fui hasta la cuna, la vi dormida y como no hacía sino dormir, le dije a mi abuela: "Humm, esa niña como que se les murió" Nooo, qué pecao... Bueno, ahora la adoro, pero los celos sí que dan. Un abrazo amiga y espero verte pronto.

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!