lunes, 2 de abril de 2012

2 de abril, Día Mundial de Conscientización sobre el Autismo

Hoy quise recordarles que el 2 de abril no sólo es un día para reflexionar sobre el Autismo y conocerlo un poco más de cerca, sino invitar a una de mis amigas del alma: Nelly Patricia Astudillo. Ella es psicóloga y trabaja con niños y jóvenes autistas. Nelly nos explica de qué se trata el Autismo y cómo esta experiencia se puede convertir en un camino lleno de aprendizajes y nuevos sentidos.

Una Reflexión sobre el Autismo
Por Nelly Patricia Astudillo

Los desordenes del espectro autista constituyen una amplia gama de síntomas que afectan en distintos niveles el desarrollo neurológico y emocional de los niños desde muy temprana edad, comprometiendo la sensorialidad, el desarrollo cognitivo, la fluidez motora, la construcción del lenguaje y, en la mayoría de los casos, dificultades en el desarrollo social y emocional de los niños. El autismo se puede detectar desde muy temprana edad cuando los retrasos en el desarrollo se hacen evidentes como el no contacto visual, los desordenes de alimentación y del sueño, el retraso del lenguaje, comportamientos repetitivos, episodios de angustia y agresión, o simplemente la imposibilidad de jugar solo o con otros niños.

Los investigadores no tienen claro un origen de estos síntomas y tampoco un tratamiento efectivo que permita  la construcción de procesos psicosociales y de aprendizaje esperados. Cada niño diagnosticado con autismo es un niño singular, tiene una forma especial de manifestar su encapsulamiento y dificultad para asumirse a sí mismo en relación con el mundo exterior.

Mi relación con el autismo ha sido como terapeuta, buscando las opciones para que los niños en su interacción consigo mismos, con el otro y con su entorno, construyan una concepción de sí, del otro y del mundo rica en significados y expresiones. Algunos terapeutas se enfrentan con la tarea de ayudar a estos niños a construir su interioridad,  la CONSCIENCIA, es decir, niños como todo niño normal con gustos por las cosas, preferencias, disfrute por los juegos, por los sabores, los colores, niños que reconozcan toda la gama de posibilidades que la vida nos otorga en tan solo un simple juego o cuando vamos a comer un delicioso helado, o cuando estamos aprendiendo un tema interesante en la escuela.

Lo interesante en este proceso de construcción de conciencia de sí, del otro y del mundo, es la condición de la familia en esta dinámica. He observado que estos casos moviliza a las familias a una reconstrucción del sentido de la vida,  la resignificación de la cotidianidad y las experiencias de vida. Carolina en este maravilloso Blog nos ha mostrado el duro tránsito de los padres para entender el proceso de sus hijos con discapacidad, manejar sus circunstancias emocionales y, finalmente, encontrar un nuevo sentido que les enriquece la vida y los lleva a proyectos vitales llenos de amor y arraigo

El autismo nos reeduca. Cada situación que mostramos a un niño en sus dificultades de interacción, nos cuestiona cómo lo hacemos nosotros y nos da pistas sobre cómo introducir a los niños en los ámbitos de relación, por ejemplo, cómo saludar, agradecer, no interrumpir, ser delicado en el trato, hablar en un tono adecuado, no agredir o agredirse, manejar el enojo. Cada situación de vida que el niño con autismo transgrede o no le interesa, nos lleva a revisarlo y buscar la práctica adecuada y armoniosa.

En el autismo es posible esta construcción de significados, toma mucho tiempo y es de gran paciencia, pero es importante mostrar los límites que son simplemente educativos, de lo contrario, no les vamos a permitir su vínculo con la vida a partir de su propia autonomía.  

Hoy trabajo con un joven de 21 años, quien tiene un buen uso del lenguaje, es autónomo, pero tiene rutinas repetitivas y muchas veces transgrede los límites en la relación con el otro. El joven recibe bien los límites que se le muestran, entiende de qué se trata, pero lo más interesante es su desarrollo de un sentido de afecto por las personas, reconociendo lo que le gusta del otro o le disgusta, sin perder que finalmente aprecia a esa persona. Los padres han trabajado arduamente mostrándole el mundo en todas sus posibilidades, son incansables buscadores y excelentes mostrando los límites con firmeza y amor.

Hoy Matt hace Yoga, tiene regulares clases de patinaje en el hielo, va al gimnasio, va a su programa escolar, tiene amigos y trabaja en una farmacia tres veces a la semana; tiene una risa encantadora y su sentido del humor es maravilloso. Sin embargo, se nota que no tiene toda la fluidez motora, las habilidades sociales deben pulirse mucho más y sus intereses se agotan rápidamente buscando la repetición o estereotipia. Pero aplaudo a sus padres que han hecho de Matt un gran muchacho, le dieron y le siguen ofreciendo todas las posibilidades que necesita para hacer de su vida un placer con responsabilidad cada momento.

Hoy en el Día Internacional del Autismo, los invito a reflexionar sobre cómo damos sentido a nuestras acciones, qué tan CONSCIENTES somos del sentido que damos a nuestras experiencias y cómo llevamos a nuestros hijos sanos o con discapacidad por todas las posibilidades en esta bella existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!