viernes, 1 de abril de 2011

Nuestro Bienestar

Durante muchos años me negué a ser madre porque no me sentía preparada para que mis necesidades y prioridades pasaran a un segundo plano. Sí, una posición egoísta si se quiere, pero iba acorde con mi momento de vida. Luego, conocí a Juan y por primera vez pensé: "De éste sí me dejo hacer los hijos que quiera"

Efectivamente, llegaron Ágata, Baruc, Martín y Miguel (en orden de aparición) Y, tal y como lo sospechaba, las prioridades cambiaron. Mis hijos absorbieron todas mis energías y tiempo. Apenas lógico y más si se piensa en un niño con discapacidad que requiere más tiempo, más atención y más esfuerzo en todo sentido. 

Sin embargo, no es sano dejar que nuestro rol de madres nos absorba y no dedicar tiempo a nada más. Si queremos cuidar y amar a nuestra familia, primero tenemos que cuidarnos y mimarnos a nosotras mismas; suena obvio, pero qué difícil es aplicarlo. 

Nuestro bienestar y el de nuestra pareja es importante, no podemos dejarlo al final de nuestra lista de prioridades. Juan y yo tratamos de aplicar algunos principios para obligarnos a sacar tiempo para nosotros:
  1. Tratamos de ir a cine o a comer a un restaurante por lo menos una vez al mes.
  2. La meta propuesta es salir de vacaciones una vez al año en familia (con los niños) y una vez al año los dos solos, en plan Luna de Miel. No tiene que ser un súper viaje, puede ser al pueblo de al lado, pero que se sientan unas vacaciones.
  3. Intento salir a tomarme un café con una amiga por lo menos cada 15 días.
  4. Tres veces a la semana hago deporte (mi pasión) Es mi espacio, sólo para mí y trato que nada interfiera con esto.
  5. Juan se encierra en el estudio a escuchar música (su pasión) a todo volumen por lo menos una vez a la semana y nadie lo interrumpe durante un par de horas.
Obviamente muchas veces no cumplimos ni con la mitad de la lista, pero no perdemos el horizonte. Los hijos requieren de toda nuestra atención, amor y tiempo, pero si no dedicamos espacios para nuestro cuidado y el de nuestra pareja, difícilmente lograremos un bienestar físico y emocional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!