domingo, 22 de mayo de 2011

Evgen Bavcar: cámara oscura

A veces me gusta perderme en Internet sin buscar nada en específico, simplemente navegando sin rumbo y dispuesta a dejarme soprender. Y, efectivamente, me encontré una historia de vida que me sorprendió y me maravilló. De esas que da gusto leer y que le tocan a uno el alma.

Evgen Bavcar es un fotógrafo. Hasta aquí no hay novedad, sería como decir que es panadero, carpintero o ingeniero. Pero si les digo que Evgen Bavcar es fotógrafo y, además, es invidente, la situación da un giro muy interesante. El periodista y escritor argentino Eduardo Berti escribió un perfil sobre este fotógrafo invidente que, además, fue el primer profesor de geografía ciego de la historia de su país. Los invito a deleitarse con sus fotos y les anexo apartes del texto de Berti (Si quieren leer el artículo completo, vayan a Evgen Bavcar: cámara oscura):
Nació el 2 de octubre de 1946 en Lokavec (Eslovenia), casi en la frontera con Italia.

Evgen Bavcar no ve porque es ciego pero mira porque es fotógrafo. Lo curioso de su caso es que la absoluta oscuridad llegó antes que la fotografía.
Luego de dos percances sucesivos, Bavcar perdió completamente la visión. Tenía once años y su despedida de la luz fue progresiva. Mientras su vista menguaba, rumbo a una ceguera irremediable, su madre le hizo ver todo lo que fuera posible, como quien proporciona a un ser querido el más completo y útil equipaje para un viaje.
Empezó a sacar fotos a los dieciséis años. Terminó su bachillerato y en 1967 se puso a estudiar filosofía e historia en la Universidad de Ljubljana, en Eslovenia.
En 1972, viajó a París para estudiar filosofía estética en la Sorbona.
     "Regularmente, la pregunta acerca de cómo tomo mis fotografías se centra en el asunto del dominio técnico de realidades como la luz y las formas visuales que, por definición, deberían eludirme. Mi respuesta es que lo importante es la necesidad de las imágenes, no cómo son producidas. Esto significa simplemente que cuando imaginamos cosas, existimos: no puedo pertenecer a este mundo si no puedo decir que lo imagino a mi propia manera. La imagen no es necesariamente algo visual: cuando un ciego dice que imagina, significa con ello que él también tiene una representación interna de realidades externas, que su cuerpo también media entre él y el mundo"
"Tengo los ojos en los extremos de los dedos"
  "Mi anhelo de imágenes puede ser comparado con la voluntad de todos aquellos que quieren responder a las preguntas del mundo por sus propios medios. Prefiero crear mis propias imágenes que aceptar pasivamente lo que otros puedan imaginar en mi lugar. Como dice cierto proverbio ruso: 'Nunca hay que confiar en el ojo ajeno, sino solamente en el propio, aun si bizquea'. Como cualquier otro grupo que vive marginado, los ciegos han sido obligados a expresarse con las palabras de otros y en su nombre. Los momentos más importantes de mi vida han sido aquellos que suscitaron en mí una revuelta para reivindicar mi igualdad con respecto a los demás y la aceptación de mi diferencia. Mi sed de imágenes también consiste en combatir todos los lugares comunes acerca de los ciegos"

2 comentarios:

  1. Siempre hy personas admirables que hacen cosas que nos parecen imposible. No sé porqué, cuando mi hijo hipoacúsico dijo que quería ser cantante sentí tanta triteza... No hay techo, no hay límites que las peronas valientes no puedan romper!!!
    Maravillosa entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Y tu hijo es un valiente Natalia!!! No seremos nosotras quienes le pongamos límites a nuestros hijos, eso está claro. Ellos harán y lograrán lo que deseen y nosotras estaremos ahí para apoyarlos y darles ánimo. Abrazos.

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!