lunes, 20 de junio de 2011

La Culpa y sus Oscuros Laberintos


Ayer me vi "La otra mujer", una de las últimas películas de Natalie Portman. La película no entra en la categoría de "Mis Favoritas" ni en la de "Las Buenas que me quiero repetir hasta el cansancio", pero definitivamente la construcción del personaje de Natalie Portman (Emilia) es muy buena. 

Es la historia de una pareja que acaba de perder a su hija de tan solo días de nacida y la forma como cada uno afronta la muerte y vive el dolor intenso de la pérdida. Por distintos motivos, Emilia cree que mató a su hija y nos logra transmitir de una forma impresionante todo el proceso que se vive frente a esta pérdida: la evolución de la culpa, la autodestrucción, el duelo, la inmensa tristeza, la necesidad de pedir ayuda y de aceptar que sentimos un dolor que somos incapaces de procesar.

Y vale la pena vérsela sólo por experimentar a través de Emilia cómo la culpa nos puede carcomer por dentro, matarnos la alegría del alma y hundirnos en un profundo hoyo negro de tristeza, soledad y frustración. 

Perdonarnos y perdonar a los demás es una de las acciones indispensables que tenemos que aplicar en nuestras existencias si queremos vivir tranquilas, en paz y conscientes de nuestra humanidad. Pero precisamente es uno de los pasos más difíciles de dar y, la mayoría de las veces, necesitamos de ayuda profesional para poderlo hacer.

Les recomiendo esta película, les aseguro que se verán reflejadas en los momentos de tristeza, de dolor, de lágrimas, de rabia, de impotencia de Emilia... Y luego se sentirán felizmente reflejadas en sus momentos de perdón, de aceptación, de amor y de felicidad.

1 comentario:

  1. Qué lindo post! La culpa puede destruir matrimonios, relaciones y las vidas de las personas. Y por Dios que es difícil deshacerse de ella cuando algo mal ha ocurrido con tu(s) hijos!!!!
    Concuerdo en que pedir ayuda profesional es el camino más sabio para quitársela de encima. Con culpa es difícil vivir... e imposible vivir en plenitud. Pero el perdonarse no es fácil, es un proceso duro y muchas veces largo y doloroso.
    Gracias por hablar de esto que muchas madres callamos.

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!