jueves, 4 de agosto de 2011

Imaginar un futuro mejor sí es posible

Cada día trae su afán, eso decía mi bisabuela y yo trato de hacerle caso, aunque me cueste. Durante todos estos años de búsqueda de las mejores opciones de rehabilitación para Martín, he tratado de acercarme a las diversas alternativas sin expectativas en la cabeza ni ansiedades, dispuesta simplemente a escuchar y ver si las herramientas que nos ofrecen le podrían o no ayudar a Martín.

Así, poco a poco, hemos logrado un proceso de rehabilitación que nos parece perfecto para Martín y para nosotros como familia; nos sentimos cómodos y nos funciona. Pero estoy convencida  de que lo que nos hace sentir así no es sólo la técnica, sino las personas que hay detrás. Me explico. Si algo caracteriza a las terapeutas de Martín es que todas creen que sí es posible que mi hijo mejore sus condiciones de vida: creen en él y lo miden por sus potencialidades, no por sus limitaciones.

Todas las terapeutas de Martín, sin excepción, nos devuelven una mirada prometedora de Martín. Recordemos que el proceso de construcción social de la identidad pasa necesariamente por la mirada del otro, por las relaciones que construimos con los otros y con nuestro entorno.

A los padres de niños con discapacidad muchos médicos y terapeutas nos enumeran una interminable lista de todo lo que nuestros hijos nunca llegarán a ser o hacer, pero rara vez nos devuelven una mirada propositiva. Eso es lo que hacen las terapeutas de Martín: no se quedan en el diagnóstico, sino que se atreven a conocer a mi hijo, comparten con él y se agarran de todo el potencial que demuestra tener, ¿no es algo maravilloso?

Y a mi como madre me regalan la posibilidad de soñar con responsabilidad y de mirar a mi hijo desde una perspectiva de potencialidades. Ni Juan ni yo le hemos puesto límite a Martín y le apostamos a diario a su rehabilitación, pero ignoramos si algún día usará sus manos, o si caminará o si hablará. Nos lo imaginamos creciendo lleno de amor y siendo un niño sano y feliz, pero al encontrarme con personas como las terapeutas de Martín, uno siente que se abre el espectro de posibilidades de una forma asombrosa. 

Y se los agradezco. No sólo porque están ayudando a Martín a encontrar herramientas para expresarse, explorar el mundo y crecer como ser humano, sino también porque están sacando lo mejor de mí como madre y terapeuta de mi hijo (¿será que sin darme cuenta también "examinan" mis potencialidades y las están aprovechando?)

6 comentarios:

  1. Martín está para comérselo de bello en esa foto! Me alegro, amiga, que todos luchen diariamente con y para Martin. Agradezco, sin conocerlas, a las terapeutas de Martín. Un abrazo enorme y que la lucha no termine...

    ResponderEliminar
  2. Si amiga, eso es lo bello de todo lo que nos ha enseñado tu experiencia con Martín, que ser padres es observar y celebrar las potencialidades de los niños, y desde esa perspectiva la labor de los padres es muy amorosa, consciente y feliz. A nosotras todavía nos tocó los padres y familias que señalaban lo que NO hacíamos bien y nunca se enteraban que hacíamos superbien y disfrutabamos, tanto que nos costó un resto ser conscientes de lo maravillosas que somos, jeje. Gracias amiga por este regalo de amor que es este blog y por recordarnos lo que es más importante en la vida.

    ResponderEliminar
  3. Nelly:
    WOW amiga, me concentré en pensar en los niños con discapacidad, pero no hice esa relación y tenés TODA la razón: a nosotras nos criaron señalándonos nuestros errores, no porque nuestros padres fueran malas personas, sino porque así los educaron a ellos. Y sí que nos costó creer en nosotras mismas. Si, definitivamente es más sano repetirles hasta el cansancio a nuestros hijos lo maravilloso que son y lo orgullosos que estamos de ellos. Besos amiga y gracias.

    ResponderEliminar
  4. Marta:
    Gracias amiga por estar siempre presente en esta lucha diaria. Me encanta saber que siempre estamos conectadas a través del Blog. Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Este post me ha robado lagrimas Caro....Que hermoso!!!!!Bravo por la familia completa...es tan cierto aquello de mirar el mundo lleno de posibilidades en lugar de limitaciones...y la mayoria de los seres humanos, aun aquellos que no tienen ninguna discapacidad grave...tendeemos a mirar solo en aquello que falta..en lo q nos limita, en lugar de recordar que el mundo siempre esta LLENO DE POSIBILIDADES!!!!! Gracias por tus reflexionessssssssssssssss​ssss. Te quiero mucho y me siento MUY ORGULLOSA de ti!!!
    Leyendote y viendote crecer como mama me ha permitido entender que SER PADRES es la experiencia que mas te hace crecer como ser humano, si asi lo decides!!!!

    ResponderEliminar
  6. Síiiiii amiga, anímate!!! Definitivamente ser mamá te da la posibilidad de crecer infinitamente como ser humano, si así lo decidís. Es una experiencia dura, difícil, pero la transformación que sufrís es asombrosa y vale la pena apostarle.

    Sí, tendemos a mirar lo que nos falta o lo que queremos y no tenemos, pero el aprendizaje más duro es darnos cuenta de que podemos ser felices ya, con lo que tenemos y somos. Hemos aprendido como familia a dar gracias por las bendiciones recibidas y no concentrarnos en lo "nos falta" Un abrazote y gracias amiga por caminar a nuestro lado.

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!