miércoles, 24 de agosto de 2011

Una Difícil Despedida

Mariluz y Martín.
Cuando Martín cumplió los dos años de edad, decidimos que era el momento para que entrara a un Jardín Infantil. Hasta ese día yo lo llevaba a diario a sus diferentes terapias: Hidroterapia, Hipoterapia, Terapia Física, Terapia Visual, Terapia Ocupacional y Fonoaudiología. 

Fue Yoli, nuestra fisioterapeuta estrella, la que nos recomendó el Taller Terapéutico Brincos y Brinquitos. Desde que entré, sentí que estábamos en el sitio perfecto para dejar a nuestro hijo tres horas diarias para que le hicieran sus terapias acostumbradas y, además, recibiera toda la estimulación cognitiva necesaria para su desarrollo.

Nunca se me olvidará que lo primero que le "advertí" a Mariluz, una de las dueñas, era lo intensa y aprehensiva que era como madre, así que le dije que la llamaría muchas veces al día para preguntar por Martín; era la primera vez en dos años que me separaba de él. Mary se portó como un ángel y poco a poco me demostró que en mejores manos era imposible que estuviera mi hijo.

Marlene y Martín en su primer día (2007)
Hoy, cuatro años después, les decimos adiós a este maravilloso grupo de terapeutas que siempre le dieron todo el amor posible a Martín y lo ayudaron en su proceso de rehabilitación.

GRACIAS a todas las mujeres de Brincos y Brinquitos por acogernos, no sólo a Martín, sino a Miguel, Baruc y, por supuesto, a mí. Siempre estarán presentes en nuestras vidas y en nuestros corazones. En Cali tienen una casa a donde llegar y, sin duda, las visitaremos cada que volvamos por estas tierras heladas.

Zinaida y Paula conociendo al gordo (2007)
El cumpleaños número tres de Martín.

1 comentario:

  1. ¿Y qué pasa con Martin? Ingresa a otro nivel? Queda en punta la historia...

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!