martes, 20 de septiembre de 2011

¡Plop!

Cuando uno habla con un funcionario público, sabe a qué se enfrenta. El de hoy superó todas mis expectativas. En Cali NO es posible diligenciar un permiso para andar con Martín en los horarios de restricción vehicular, lo que sí era permitido en Bogotá.

Mi restricción vehicular es el día viernes de 7 am a 10 am y de 5 pm a 8 pm. En ese lapso de tiempo, no podremos circular en nuestro vehículo por la ciudad, eso implica: no terapias, no citas médicas y si tenemos una emergencia con Martín nos toca “comprar otro carro o usar el servicio público” como muy amablemente nos sugirió el funcionario que nos atendió.

Por algo decía Einstein que la estupidez humana es infinita. Como en Bogotá sí se puede obtener el permiso, creí que en mi adorada Cali también, pero me equivoqué. ¿Soluciones posibles? Hasta ahora la única concreta es que mi papá nos auxilie con su carro, el problema es que no vamos a vivir tan cerca y me preocupa el  ítem “Emergencias con Martín”

Sobra decir que le quise saltar a la yugular al funcionario, especialmente por su indolencia e ignorancia frente a las situaciones de discapacidad, eso no era con él, no era su problema y nunca comprendió por qué pedíamos un permiso para transportar a Martín. “¿Y es que él no puede manejar? Porque ahí sí le podemos dar el permiso” Cuando nos dijo esto, entendí que sería más fácil encontrar a un sapo, besarlo y que se convirtiera en príncipe.

3 comentarios:

  1. Espera... la última frase, ésa de que maneje él, es una broma que inventaste ¿cierto? No fue parte del diálogo... dime que no, por favor. porque si lo fue NO PUEDO CREERLO!!!!
    Me quedo sin comentarios.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajaja, TE LO JURO Natalia que me lo dijo!!! Me explicó que si el carro tenía alguna adaptación para que Martín pudiera manejar, entonces sí me podía dar el permiso, pero que si era yo la que manejaba NO me lo podía dar!!!! Nunca entendí el punto, pero tampoco insistí porque ya en este momento la ira me nublaba la razón y preferí irme y que mi marido terminara la conversación.

    ResponderEliminar
  3. Carolina es profundamente indignante e hilarante ala vez, que risa jajajaja que si el niño puede manejar, pero es que no es por su discapacidad lo que me asombra sino porque coño es un niño!!! caray que me compro un carro chocon y llevo a Diego a sacar ese permiso, Diego si que va a manejar como me gustaria hacerlo a mi sin ninguntipo de remordimiento jajajaja chica pero amarrale unas cuerdas la volante y los pedales y llevas a martin a sacar el permiso jajajaja que ya me imagino la risa y lo mucho que se va a divertir con ese funcionario mequetrefe deberias ir, ponerte obtusa para que le den el permiso a Martin y capaz que te salen con que ati si te lo darian pero a martin no jajajaj toda via me estoy riendo!!! Betzabe

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!