miércoles, 12 de octubre de 2011

Cuando el corazón duele


El 21 de septiembre falleció Alejandro Estepa. A su mamá, Mónica Rodríguez, la conocí hace un año cuando fue a mi apartamento para hablar sobre ABR. Ellos tomaron el entrenamiento pasado en Bogotá y estaban muy contentos con los resultados. A Alejo le dio un paro cardio respiratorio. Acabé de hablar con Mónica y la sentí tranquila, aunque sé que el dolor es inmenso. Alejo era de esos niños que se te clavan en el corazón y que siempre sonreía. Con la autorización de la mamá, publico una foto de Alejandro. Un pequeño homenaje, tarde pero significativo, para un ser que vino y cumplió con la misión de vida que muy pocos logran: Enseñarnos a ser mejores seres humanos y darnos amor incondicionalmente.

2 comentarios:

  1. ¡Qué dolor más grande! Espero que, algún día esos padres encuentren una forma constructiva de encauzar la enorme tristeza que deben estar sintiendo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Alejandro tiene los mejores padres del mundo. Un abrazo fuerte a los dos. Monica una madre inteligentisima que siempre tiene claro que es lo mejor que hay por hacer.
    Linda foto Caro, gracias por compartirla.

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!