lunes, 10 de octubre de 2011

Las Perlas sobre la discapacidad de Martín

Así como dije en un Post pasado (Reflexiones sobre la maternidad) que se me paran los pelos cuando algunas mujeres asumen que todas vivimos la maternidad como una situación de sacrificios y restricciones, asimismo existen comentarios que me dejan con la gastritis alborotada, por decir lo menos. Aquí les comparto algunas perlas que me han dicho sobre la situación de discapacidad de Martín:

1. "Usted sí debería tener un tercer hijo, pues Miguel está prácticamente solo"
2. "Qué horrible lo que les pasó con Martín, pero tranquila que ustedes están jóvenes y pueden tener hijos normales"
3. Cuando nació Miguel y yo afirmé que Martín estaba celoso por la llegada de su hermano, me miraron como si estuviera loca y afirmaron: "Pero si Martín ni se entera que tiene un hermanito"
4. "Pero si en las fotos se ve hasta normal"
5. "Ustedes están muy jóvenes, ingresen a Martín a una institución y sigan con sus vidas"

Sobra decir que la mujer que me dijo esto último ya no hace parte de nuestra vida familiar. Estos comentarios no sólo son irrespetuosos, sino que reflejan la forma de pensar y de abordar la discapacidad de la gran mayoría de las personas de mi sociedad: Como una tragedia, negándoles de entrada cualquier posibilidad de ser y existir. El camino que debemos recorrer es largo y culebrero, pero vale la pena el esfuerzo. Sé que no soy la única que soporta esta clase de comentarios, así que por favor colaboren con la lista: ¿Qué perlas les han soltado a ustedes?

12 comentarios:

  1. ¿Y qué respondes tú? Yo suelo ser muy cruda en mis respuestas. La rabia se mezcla con mi intención de enseñarle al mundo acerca del respeto por la diversidad.

    ¡Qué dolor y rabia recibir comentarios así! Yo no recuerdo comentarios muy fuertes, pero sí personas que lloraron de lástima al verme alimentar por sonda a mi hijo. Esos llantos dolían como un golpe. Por eso es que odio tanto la lástima. Nadie la merece.

    Un abrazo, y ánimo! Estamos llamadas a educar a los ignorantes.

    ResponderEliminar
  2. La lástima ofende más que cualquier palabra. La verdad Natalia he reaccionado de diferentes formas. La mayoría de las veces, no lo puedo creer, como que me cuesta aceptar que es verdad lo que estoy escuchando. Cuando reacciono, suelo también ser muy irónica en mis respuestas y de educación nada en esos momentos, la rabia me puede.

    A educar no sólo el respeto por la discapacidad, sino por le diferencia, eso es algo en lo que estamos en pañales todavía acá en Colombia. ABrazos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Dónde empieza y termina la "normalidad"?
    Cuando leo esas "joyas" acabo convencida de que quienes consideran su existencia como "normal" muestran estar por fuera del parámetro mínimo de desarrollo neuronal. El que existan neuronas no sirve de nada si no se utilizan: ser sensibles a lo social, a lo divergente, a lo multifacéticamente humano; comprender los distintos procesos de adquisición y desarrollo cognitivos, poseer capacidades discursivas que permitan interpretar y expresar lo políticamente correcto, etcétera. Efectivamente, Caro, esa pobre gente no se ha dado cuenta que "otro mundo es posible" y por supuesto, en esos casos sí estamos hablando de INCAPACIDAD.
    Un beso: Lilia-Rebeca Rodríguez.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo soy mas suceptible con este tema, me molesta terriblemente que me digan que mi hija es un angelito. Detras de eso hay tanto... que no me gusta, los angeles estan en nuestra cabeza pero no en la realidad,son medio invisibles, los angeles son mudos, los angeles no tienen posibilidad de pensarse sintiendo como las personas... por todo lo anterior estoy convencida de que nuestros niños en situacion de discapacidad son solo eso, niños, no son angeles, son simplemente niños: visibles, sentidos, amados, soñados....

    ResponderEliminar
  5. ¿autismo? y eso que es? pero si parece tan normal! el si pero ellos no tanto digo yo

    ResponderEliminar
  6. Si Sonia, a uno se le revuelve el estómago con estas perlas.

    Está buenisima tu respuesta Anónimo, la tendré en cuenta.

    ¿Sabés que pienso lo mismo Claudia? Cuando me dicen que Martín es una bendición de Dios, pienso, "Bueno, ¿y qué niño no lo es?" Darle poderes metafísicos a nuestros hijos es negarles la posibilidad de existir en el plano terrenal y de tener los mismos derechos que todos.

    Lili, amiga, por eso te quiero tantooooo... Tenés razón, la gente vive convencida de que sólo existe el mundo que ellos ven y palpan... Lo demás, es anormal. ¿Ya compraste el pasaje?

    ResponderEliminar
  7. Perla: "Pero si a el no se le nota yo conozco otros niños que si se les nota de inmediato!"

    Como si la discapacidad es algo que "oculta", en "secreto" o camuflajeada desaparece, como si me importara un pepino que se note o no se note, como si... mejor no sigo

    ResponderEliminar
  8. Sí Beztabe, infortunadamente la discapacidad es una razón para ocultarse. Hasta hace un par de décadas, en mi país, a las personas con discapacidad se les mantenía en casa por verguenza. Y aín prevalece esta actitud. Por eso es tan importante que vos, yo y todas hagamos ruido, mostremos que no hay ningún motivo para esconder a nuestros hijos y que, por el contrario, nos sentimos inmensamente orgullosas de ellos. ABrazos y gracias por participar!

    ResponderEliminar
  9. Caro yo como discapacitado kuando me enteré de lo ´´inclusión social´´ me puse haber mis fallas y hasta ahora y las he superado pero la gente reacciona raro ante lo diferente y lo ke es peor se ranchan en posiciones involucionadas como digo yo, en fin lo mejor es mantener la calma ante miradas o comentarios - bueno eso trato.

    ResponderEliminar
  10. Hola G:
    Gracias por participar y me encanta tenerte en este espacio. ¿Qué tipo de discapacidad tenés? ¿Con qué tipo de situaciones te has encontrado? Me gustaría mucho conocer tu percepción sobre este tipo de situaciones. Yo también trato de mantener la calma, aunque no siempre lo logro, jejeje. ABrazos.

    ResponderEliminar
  11. - Entienda, él va a ser como un costal de papas (cruel a más no poder, me quedé estupefacta), ¡de un pediatra!
    -¿Cómo se le ocurre tener otro hijo teniendo el antecedente del anterior? (de una psicóloga que supuestamente valoraría el desarrollo de mi hija). Como si yo hubiese podido anticipar con certeza lo que pasaría, mi hijo mayor tiene dx de autismo.
    -¡A lo mejor fuiste mala en otra vida! De una compañera de trabajo
    -Ay, pero si es bien lista! (con un clásico dejo de lástima disfrazada )
    -¡No tengo tiempo nada más para su hija! De la maestra cuando le pregunté a qué podría referirse mi hija quien lloraba a la par que me decía de un material que no tenía
    -Su hija va a pasar condicionada porque no tiene el mismo nivel de desarrollo que los demás (la directora de una escuela, exigieron la valoración, pero no sirvió de nada puesto que no hubo adecuaciones ni sensibilidad, ¡e incluso aunque aprobaba sus exámenes!

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!