lunes, 21 de noviembre de 2011

Reportando desde Jamundí

El 24 de noviembre cumplimos dos meses de habernos mudado a nuestra casa campestre en Jamundí, un municipio ubicado al sur de Cali (a media hora en carro). Aún estamos en la etapa de adaptación, muchos ajustes por hacer, pero el cambio ha sido muy afortunado para todos. 

La compañía de la familia, su amor y apoyo han sido, sin lugar a dudas, la mayor bendición de este cambio de vida. Martín está feliz de recibir tanto amor y Miguel sorprendido de ver a tanta gente en la casa los fines de semana. Las idas al río, a la piscina, darles de comer a los patos, montar bicicleta, jugar tenis, almorzar en familia, sembrar matas, han sido actividades que mis hijos han descubierto con asombro y los ha llenado de nuevas experiencias y sensaciones. Los dejo con algunas fotos que reflejan las actividades que realizamos los fines de semana.
Martín con su abuelo rumbo a la piscina.

Miguel sembrando flores con su tía Betty.

2 comentarios:

  1. ¡Qué infancia más linda le están regalando a sus hijos! La mía fue parecida... Comiendo tomates de la mata, dando de comer a los cerdos, teniendo un corderito de mascota que me seguía a todos lados como un perro. ¡La mejor infancia!

    Un beso!

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!