domingo, 22 de enero de 2012

La Curiosidad

Estoy acostada en mi hamaca, escuchando el croar de las ranas, son las 8 de la noche y llueve. Leo un libro y de repente me asalta una pregunta "¿Qué me motivó a volver a trabajar?" Y la respuesta inmediata, para mi sorpresa, fue "Curiosidad". No ignoro que necesitábamos el dinero, ni que llevaba siete años sin trabajar tiempo completo en mi profesión y ya sentía que era el momento de retomar mi vida laboral, pero lo que realmente me motivó a decir que sí fue la curiosidad. 

Curiosidad por saber si me seguía apasionando lo que estudié (comunicación social); curiosidad por seguir aprendiendo; por saber cómo se sentiría y comportaría la Carolina que ahora soy; curiosidad por descubrir si seguía siendo buena en lo que hacía y en lo que me había formado con tanto esmero; curiosidad por enterarme si podía ser mamá, esposa y comunicadora al tiempo (y no morir en el intento); pero sobretodo, curiosidad por recuperarme, por volver a sentir que hacía algo para mí misma por gusto, porque sí, sin sentimientos de culpa ni remordimientos.

Con sorpresa me doy cuenta que soy mejor mamá y esposa cuando hago algo por mí y para mí, cuando recupero mis espacios y me preocupo por mi bienestar. Sé que no es fácil hacerlo y más cuando nuestros hijos demandan tanto de nosotras, pero es necesario si queremos enseñarles a ser unas personas felices, equilibradas y emocionalmente sanas. Si nos ven bien, si nos ven felices, ellos también lo serán y aprenderán que no es egoísta procurarse espacios de soledad y de crecimiento personal. La curiosidad no mató al gato o por lo menos no en esta historia.

4 comentarios:

  1. La curiosidad... que buen texto. Sos además una excelente escritora!!!! así que por curiosidad deberías explorar aquello de escribir un libro... se me ocurren varios títulos.. Discapacidad un reto de vida, Mamá Tiempo completo, Tu incapacidad de vivir

    ResponderEliminar
  2. Yo diría que en esta historia no eres gato, jajajajaja! Claro, cómo no sentir curiosidad después de tantos años sin saber si la misma Carolina seguía ahí, esperando a expresarse y a ser feliz.

    Nada mejor que hacer cosas por uno mismo sin sentir culpa. Es difícil (al menos, para mí lo es, aunque cada vez menos), pero a nuestros hijos y a nosotras nos hace muy, muy bien.

    Felicitaciones!!!

    ResponderEliminar
  3. Ay Jorge, jajajaja, seguramente te contrataría como mi editor!!! Te adoro.

    Natalia de nuevo Feliz Cumpleaños!!!! Jejejeje, no soy la gata, pero si tengo su curiosidad, menos mal. La culpa aparece siempre, obvio, pero cada vez más puedo hacerme la sorda ;)

    ResponderEliminar
  4. Bello articulo amiga; que hermosa curiosidad, y encontraste que hallaste el balance en tu vida, la armonia, el centro, jeje.

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!