sábado, 28 de enero de 2012

Todo lo demás tiene solución

"Cuando la muerte es inminente, no queda más remedio que contar y reivindicar la vida"
Tomás González

Cuando nos enfrentamos a la muerte, comprendemos que todo lo demás tiene solución. Suena obvio, pero olvidamos fácilmente que la muerte le da un sentido a estar vivos y ese sentido que le damos depende sólo de nosotros.

Dos circunstancias me han hecho pensar en este asunto los últimos días. La primera: una pareja de amigos de mi prima están en la clínica con su hija de 2 años y medio en la Unidad de Cuidados Intensivos. La nena estaba sana, tuvo un ataque de asma y se complicó. Lleva dos semanas entubada y luchando por vivir. La segunda situación: la prima de mi esposo llevaba un año y medio de casada (no supera los 30 años), está embarazada y su esposo acaba de fallecer de un paro cardíaco.

Ambas situaciones son supremamente dolorosas, difíciles y extremas. Ambas exigen, de quienes la viven, una gran fortaleza para superarlas y aceptarlas. La Carolina de antes, debo confesarlo, se levantaba todas las mañanas y buscaba un motivo para preocuparse, para estresarse, para apurar el paso y para vivir "complicada", por decir lo menos. La discapacidad de Martín me enseñó a ver, sentir y vivir mi mundo desde otra perspectiva: una más agradecida, amorosa y consciente. Y estas dos situaciones que les relato me recuerdan que mientras amanezcamos vivos, sanos y rodeados de las personas que amamos, todo lo demás tiene solución.

2 comentarios:

  1. Gracias Carolina! Siempre necesitamos recordar que ¡estamos vivos y nuestros hijos también!

    Muchísima fuerza para esas dos familias.

    Y un abrazo enorme para ti!

    ResponderEliminar
  2. Caro, la esposa de un amigo murió hace dos años. Fue un proceso doloroso para todo el mundo. Yo no conocí a esa mujer, pero con el tiempo me la han narrado otros (su propio compañero, mi compañero, su hermana, su sobrina) y siento como si la hubiera conocido.

    Para mi amigo ha sido un duelo largo, profundo, triste, enfadado. Como amiga, siento que cuando algo así pasa hay que tener la fuerza para decir al que queda en esta tierra que hay que seguir, que debemos continuar y que el que se ha ido así lo hubiera deseado. Es difícil y duro. Besos. Catalina

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!