miércoles, 9 de mayo de 2012

Una difícil búsqueda

Sí, sé que ya no estoy escribiendo con la frecuencia acostumbrada, no sólo es por el nuevo trabajo, sino también por todos los cambios que se han dado los últimos seis meses, una nueva vida a la que apenas nos estamos adaptando. Y uno de los ámbitos más difíciles ha sido el de las actividades y la rehabilitación de Martín. En Bogotá era "sencillo" porque me dediqué 6 años y medio a ser la sombra de mi hijo: desde que abría los ojos hasta que se dormía, mi mundo giraba alrededor de Martín y luego, de Miguel. Eso de delegar se me daba poco y trataba de tener el control sobre cada una de sus actividades y rutinas. Al llegar a Cali, al mes aproximadamente, entré a trabajar y mi mundo, tal y como lo conocía, se puso patas arriba.

Es cierto que en un 80% ya estamos organizados y sincronizados, pero no en lo relacionado a Martín. Y una de las decisiones más difíciles ha sido su escolarización, pues esta decisión me ha generado muchas inquietudes, dudas y confrontaciones.

Teóricamente, apoyo la inclusión escolar, me parece maravillosa, un ideal, un mundo del que quisiera, algún día, mi hijo hiciera parte, pero en la práctica en Colombia es una realidad ajena, esquiva e inexistente. Así que me encontré con un ideal en mi cabeza y una experiencia distinta en mis narices. Pregunté, visité, conocí y ningún colegio o jardín infantil me pareció el adecuado, pues si es cierto que algunos (muy pocos, por cierto) reciben a niños con discapacidad en sus aulas, el pénsum no se adapta a sus necesidades, los costos son altísimos y no se hace nada por nuestros niños diferente a la mera socialización. Hablo de discapacidades severas como la de mi hijo Martín.

Ingresarlo a un colegio, fundación o jardín para niños con discapacidad (En Bogotá estaba en uno) me enfrentó al sentimiento de que "yo misma lo estoy discriminando", "le estoy quitando la oportunidad de ser parte de...", pero me di cuenta de que eso no es cierto. Así que empecé a buscar uno en Cali y sus alrededores y ¡oh sorpresa! cuando estás buscando manzanas encuentras peras: me encontré con un jardín infantil para niños sin discapacidad que ha recibido y recibe a niños con discapacidad, ajustando su pénsum a las necesidades de cada uno. Se llama Liceo Taller de Nazareth y queda en Jamundí, pueblo en el que vivo y que queda a media hora de Cali. Su dueña es Sol María y hace honor a su nombre, ha sido un SOL con Martín y con nosotros.

La acogida que ha tenido Martín ha sido simplemente sorprendente. Los niños lo adoran, lo cuidan, lo reclaman cuando falta a alguna actividad. Ha sido una experiencia muy, muy inesperada y muy emotiva. Martín participa de las clases de música y pintura, ha tenido salidas pedagógicas a fincas y bibliotecas, ha disfrutado de títeres, cuentos y danzas. Llega feliz y las profesoras me cuentan que sonríe mucho y disfruta de cada actividad.

También iniciamos hidroterapia dos veces a la semana, así que poco a poco nos vamos acomodando y vamos encontrando lugares y terapias con las que nos sentimos cómodos y a gusto. Escolarizar a un niño con discapacidad es una tarea titánica y frustrante, por eso seguimos insistiendo en la necesidad de espacios educativos que se interesen realmente en incluir a nuestros hijos y en comprender que, ante todo, son eso, niños.

2 comentarios:

  1. Amiga que noticia tan linda y emocionante. Entiendo el proceso que han tenido, y me parece logico que primero te ubicaras e hicieras el cambio de vida tu, en el nuevo lugar, para ahora si darle el lugar adecuado a Martin. Es un proceso opuesto al de Bogota si lo miras bien. Que alegria saber que tienes el jardin alli mismo en Jamundi y que ellos se ajustan a Martin. Te quiero mucho amiga y lo importante de este blog es contarnos el proceso vital,no la frecuencia de acontecimientos, por eso cuando escribes nos das pistas importantes. Besos amiga.

    ResponderEliminar
  2. Amigaaa qué bueno leerte de nuevo en este espacio, te debo un correo. Me alegra saberte bien, besos y gracias por siempre estar.

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!