lunes, 30 de julio de 2012

Un nuevo paradigma en rehabilitación

Los invito a leer una nota de Richard Paletta sobre la rehabilitación en personas con discapacidades motoras severas. Nos explica por qué los "procesos degenerativos inevitables" son tan sólo un punto de vista, una forma de abordar la discapacidad y no LA verdad médica como nos la han querido vender. 

Se los recomiendo, es una forma sencilla, pero efectiva de comprender que dependiendo de la perspectiva con la que asumimos la discapacidad, asimismo elegiremos las alternativas de rehabilitación para nuestros hijos. Algo que no es de poca monta. Va el primer párrafo y el enlace para antojarlos:


"Una de la dificultades actuales que presenta la rehabilitación en las personas con trastornos motores es la falta de orientación y guía por parte de los profesionales involucrados en este proceso. La mayoría de los planes fracasan al focalizar la atención en las partes y no observar el panorama global  de la persona con dificultades  motrices. La evaluación de las potencialidades y debilidades individuales, es lo que debería tenerse en cuenta para desarrollar la mejor plataforma de rehabilitación en cada caso.  Los verdaderos objetivos de la misma deben dirigirse hacia la mejoría de las personas, y no a un plan tendiente a enlentecer los procesos degenerativos mal considerados “inevitables”.

miércoles, 25 de julio de 2012

Sol, la nueva integrante de la familia

Como les conté, nos mudamos y al llegar a nuestro nuevo hogar ¡Oh sorpresa! ya estaba habitado... Una cosa peluda de no más de tres meses de edad salió a recibirnos. Al principio con algo de precaución y recelo (especialmente con Baruc, mi labrador chocolate de 35 kilos de peso), pero poco a poco entró en confianza.

Sí, tenemos una nueva integrante peluda y felina. Miguel le puso "Sol, solecito", pero por comodidad se quedó simplemente "Sol". Nos está robando el corazón. Baruc ya juega con ella y Ágata la corretea por todo el prado, aunque todavía la mira con desconfianza. 

Es realmente una gata diferente, de hecho, no parece gata: es muy amorosa, tranquila, mimada y descarada (se echa panza arriba encima mío). Ya la vacunamos, ya la bañamos, ya la alimentamos y le damos vitaminas para que suba de peso (estaba en los huesos) Mejor dicho, ¡ya la adoptamos! Tengo 5 (¡¡¡¡¡CINCO!!!!) hijos... Me va a costar un poco hacerme a la idea, por lo pronto seguiré descubriendo a Sol y ella a nosotros. ¡Feliz semana!

domingo, 22 de julio de 2012

Historias marinas...

Catalina, además de ser periodista y una amiga del alma, fue nuestra "sacerdotisa" en el rito de unión que hicimos Juan y yo en el 2003 en el Golfo de México (Así como llevamos varias lunas de miel, también varios matrimonios... ¡Hay que buscar excusas para enrumbarse! ).

Catalina es una de las mejores periodistas que conozco y acaba de lanzar su Blog con historias de barcos y marineros abandonados, ¡se los recomiendo! Cada semana publicará una nueva parte de este gran trabajo periodístico y narrativo:

Abandonado en Barcelona (1 de 4)

"El capitán del barco de carga Saturno lleva 19 meses prisionero en Barcelona. Desde hace medio año duerme en una cama limpia y caliente y, para él, eso ya es una señal de que el fin del calvario se acerca. Eso se repite a sí mismo cuando lo acosan las malas madrugadas y se despierta sobresaltado. Siempre la misma pesadilla: él escudriñando un horizonte con el rostro lívido y con ojos aterrorizados porque no ven nada más que gris; luego, unas llamas que lo envuelven. De repente, sale del mal sueño e intuye dónde está. Ansioso busca la pared de enfrente, a solo dos palmos de sus pies. La encuentra y se dice en voz alta que la pesadilla se acabó.

Su voz lo calma y la respiración se torna más pausada, el pulso se normaliza. Cuando se ha sosegado, cierra los ojos e intenta conciliar el sueño. Extraña el vaivén de las olas; ese balanceo fluctuante siempre lo ha tranquilizado. “Mañana será el día, mañana me iré de aquí”, entona a modo de ruego y de oración antes de dormirse de nuevo. Faisal se hizo a la mar hace 20 años como marino. Ahora está varado en tierra en contra de su voluntad: el armador para el que trabajaba abandonó barco y tripulación en el puerto de Barcelona..."

domingo, 15 de julio de 2012

¡Ganamos! Pero como sociedad seguimos perdiendo...

En días como hoy, me siento profundamente bendecida... Salió a favor de Martín una acción de tutela contra la EPS que interpusimos a través de un médico abogado, Carlos Humberto Ocampo (carlosocampo@maconsultor.com), con quien estoy infinitamente agradecida, pues superó con creces mis expectativas. (EPS en Colombia es la Entidad Promotora de Salud y una acción de tutela es la garantía que ofrece la Constitución de 1991 de Colombia para proteger los derechos fundamentales de los individuos, en el caso de Martín, el derecho a la salud, a una vida digna y a la igualdad).

Cuando nació Martín, lo más difícil de superar fue su discapacidad. Siete años después, lo más difícil de enfrentar son las barreras sociales y culturales con las que nos estrellamos diariamente: la inclusión escolar es casi inexistente, no hay espacios recreativos en los que Martín (o cualquier niño con discapacidad) pueda disfrutar, los espacios públicos son -en su mayoría- inaccesibles, las miradas de lástima son pan de cada día, sigue existiendo discriminación y temor a lo diferente, y, para completar el cuadro, las EPS dificultaban más nuestra cotidianidad poniéndonos miles de trabas burocráticas para acceder a medicamentos, terapias y/o operaciones para Martín. Por eso interpusimos una acción de tutela y ganamos.

¿Qué logramos? Logramos que la EPS nos dé lo que Martín necesita (pañales, medicamentos, complementos nutricionales, controles odontológicos, CUALQUIER tipo de terapia -homeopáticas, por ejemplo-, enfermera) SIN que nos pongan miles de obstáculos y barreras burocráticas. No se imaginan lo que esta resolución nos "aliviana" la vida. Para darles una idea: en Bogotá iba, por lo menos, dos veces a la semana a la EPS y por lo menos una vez al mes salía llorando de impotencia, rabia y frustración.

Ahora, es cierto que el sistema de salud colombiano está en crisis, pero me niego a que nos hagan "responsables" de una parte de esa crisis. No, no es por darles pañales, enfermeras o terapias de rehabilitación a nuestros hijos con discapacidad que el Sistema de Salud colombiano está a punto de colapsar. El mal tiene nombre propio: C-O-R-R-U-P-C-I-Ó-N. La Revista Semana, una de las más prestigiosas en investigación periodística en Colombia, acaba de publicar:

"La salud, que hoy mueve más de 35 billones de pesos al año, se ha convertido en una poderosa arma política que genera votos, poder y plata. Los hospitales y EPS públicas se convirtieron en fortines burocráticos y de corrupción. Incluso, muchos fueron usados por paramilitares y guerrilla como fuente de financiación. La contralora, Sandra Morelli, hizo un estudio en 74 municipios del país y descubrió que de 1,5 billones de pesos girados a la salud en 2010 solo se recibieron 400.000 millones. Es decir, se roban cerca del 75 por ciento de la plata. Según el gobierno, hoy buena parte de los hospitales del país, salvo los de Bogotá, no están en capacidad de prestar un buen servicio" (Ver artículo completo en Revista Semana)

Así que, por un lado, estoy enormemente feliz porque lo logramos con Martín, pero por otro lado, siento mucha rabia de saber que con ese 75% que se roban, nos están arrebatando de las manos a cada uno de los colombianos la posibilidad de que funcione un sistema de salud, no sólo en cubrimiento, sino -sobretodo- en calidad.

miércoles, 4 de julio de 2012

De trasteo... Sí, de nuevo



¿Tendré alma de gitana? No lo sé, pero a veces trato de buscarle una explicación al gusto que me da mudarme, cambiar, disfrutar de un nuevo espacio... Aunque espero durar algunos años en esta nueva casa que me tiene FELIZ y totalmente transportada. Seguimos en Jamundí, incluso en la misma unidad residencial, pero nos cambiamos de casa.

Ésta es mucho más grande, más bonita y me permite dedicarme a uno de mis placeres: las matas. Eso sí, me duele hasta el pelo de lo cansada que estoy, pero ¡cansada y feliz se vale! Los dejo con algunas fotos para que entiendan y compartan mi felicidad.

Vista desde el balcón a los Farallones de Cali.