miércoles, 12 de diciembre de 2012

Es otro niño...

Me han hecho este comentario dos veces en la vida y en ambos casos se referían a los "avances" de Martín: que si estaba más conectado, que si reaccionaba más a su entorno, que si tenía control cefálico, que si buscaba con la mirada, que si estaba menos rígido... 

Durante el Entrenamiento de ABR, mi amiga y terapeuta de Martín durante seis años en Bogotá, Yolanda Charris, a quien tanto queremos y extrañamos, me volvió a hacer este comentario. Pero esta vez fue diferente, pues Yoli no se refería a los "logros" de Martín, sino a su estado como ser humano. Me dijo: "Es otro niño, se le ve mucho más feliz".

Valió la pena. Valió la pena la decisión que tomamos, valió la pena parar ABR y todas sus terapias durante ocho meses para replantearnos qué era lo que queríamos como familia y qué era lo mejor para Martín. Es feliz, simplemente ES, mucho más importante que cualquier logro o avance que pueda tener mi hijo.

Me costó mucho trabajo y lágrimas entenderlo, pero valió la pena. Martín no para de sorprenderme y enseñarme, me destroza cada uno de mis "debería" y me reta a ser mejor persona cada día de mi vida. No ha sido un camino fácil, pero como me dijo un amigo, ¿qué camino lo es?...

3 comentarios:

  1. nos alegra mucho saber de aquel solesito hermoso esta mas lindo y diferente y que se puede ver aquello que algun momento estaba oculto


    nos alegra de todo corazon un besosososte
    att mia y tita

    ResponderEliminar
  2. Que dicha tan grande! Los felicito. Me allegro muuuuuuucho leer este blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Que dicha! Me alegro muuuuuuuucho. Que felicidad tan grande. Un abrazo para todos , Los quiero montones.

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!