jueves, 20 de diciembre de 2012

La Navidad...














Durante toda mi niñez, la Navidad era la mejor época del año y las Novenas navideñas eran lo máximo: mis abuelas, materna y paterna, vivían en el mismo barrio, así que mis vacaciones las pasaba en ese sector de Cali rodeada de por lo menos 15 niños. Empezábamos las Novenas a las 6 pm y terminábamos a las 11 pm, íbamos por lo menos a seis casas diariamente y en todas nos daban regalos y la comida típica de la época: natilla, buñuelos, manjarblanco... 

Luego, con la muerte de mis bisabuelos (me crié con ellos buena parte de mi niñez-pubertad) la Navidad se vistió de luto, pues ellos también eran parte esencial de las celebraciones: cumplían años en diciembre (el 4 y el 8) y el aniversario de bodas también era en diciembre (el 26), así que los motivos eran innumerables para estar reunidos en familia durante todo el mes.
Ahora con Miguel y Martín vuelvo a sentir la misma emoción de aquellos años: el día de las velitas fue súper especial reunidos en familia, hemos hecho dos novenas en la casa y vamos para la tercera, los niños están felices y la familia especialmente unida. El balance del 2012 es abrumador para mí, sólo cuento bendiciones y experiencias que me dejaron enseñanzas muy valiosas. Sólo me resta desearles una ¡¡¡Feliz Navidad y un 2013 cargado de maravillosas experiencias!!! Gracias por hacer parte de nuestra vida a través de este espacio, ¡¡¡ustedes son uno de los motivos por los que vivo agradecida!!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!