miércoles, 23 de enero de 2013

¿Respeto por la diferencia?

No hablo de Martín ni de las personas con discapacidad, para quienes es una lucha inherente a su condición, dado lo discapacitantes de nuestras sociedades. Me refiero a Miguel y a los millones de niños sin discapacidad en Colombia que se tienen que someter a pruebas absurdas para que los colegios los admitan y "evalúen" si tienen las capacidades requeridas para entrar a la institución.

Con Juan decidimos desde el principio que no someteríamos a Miguel a ese circo, así que los colegios o jardines infantiles que tienen pruebas y exámenes como criterio de selección, los descartamos inmediatamente. 

Pero es la regla en los colegios y jardines privados: evaluar a bebés de 3 años y decidir si son "aptos" o no, si sus "niveles de desempeño" son "suficientes" para su edad. No sé a ustedes, pero a mí me suena totalmente absurdo este discurso en el que los niños tienen que demostrar habilidades, conocimientos y destrezas a sus tempranos 3 años de edad.

Y volvemos al punto de partida de siempre: "¿Estamos construyendo una sociedad donde quepamos todos, una que re-conozca y valore la diferencia, o estamos abogando por una sociedad homogenizante y en la que prima la "inteligencia académica" por encima de todo lo demás? ¿Reconocen estas pruebas de admisión la integralidad del ser humano y la diversidad de inteligencias existentes? Lo dudo.

Les comparto un artículo de Yolanda Reyes, publicado en el periódico El Tiempo de Colombia, texto que dio pie a este post, y un párrafo que espero nos haga reflexionar:


"¿Puede ser un criterio de selección "tener altos niveles de desempeño" a los 3 años? ¿No es la tarea primordial del colegio asumir que los niños son educables, y más educables que nunca, según hoy lo afirman incluso los comerciales de televisión, durante la primera infancia? ¿A qué se compromete un colegio: a trabajar con quienes sobresalen para mantener su promedio del Icfes* o a formarlos a todos, reconociendo que son diferentes, y que ese es su maravilloso desafío?".

* Es el examen de Estado obligatorio en Colombia, cuyo puntaje decide la entrada a la universidad de los recién egresados.

1 comentario:

  1. No solo el examen de aptitud. La valoración de funcionalidad con la excusa de que no tienen tiempo para dedicarse a un solo alumno. Simplemente quieren o chicos medicados que actuen como autómatas o "casi normales" cosa que no implique trabajo. La inclusión en Colombia es solo una palabra bonita.

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!