viernes, 1 de febrero de 2013

Hace ocho años...


Hace ocho años inicié un camino de grandes aprendizajes, momentos de intenso dolor y soledad, instantes de lucidez, maravillosas experiencias, pero, sobretodo, de transformaciones. Un 1 de febrero de 2005 nació Martín, mi primer hijo, uno muy deseado y amado. Y con su nacimiento mi vida cambió radicalmente. 

Hace ocho años empecé a comprender que lo que somos no es una sumatoria de lo que hacemos o tenemos, somos sin necesidad de que los logros sean una medida de nuestra existencia.

Y aprendí a no dar nada por sentado, por más sencillo que parezca como amanecer vivos, tener buenos amigos o una familia solidaria y amorosa. 

Y mis prioridades cambiaron, el éxito se convirtió en otra cosa y la felicidad se mudó de lugar. ¿Fácil? Para nada, no me equivoco si afirmo que ninguna mujer embarazada sueña con un hijo con discapacidad, posiblemente ni siquiera se plantea la posibilidad, pero cuando sucede el impacto es de tal magnitud, que nada queda en su lugar: nunca volveremos a ser las mismas, pero con el tiempo, lo agradecemos y le damos su justo valor.

Hoy, ocho años después, agradezco el nacimiento de Martín, lo miro y celebro que sea mi hijo, lo abrazo y celebro que sea tal cual es, me sonríe y siento que valió la pena cada lágrima y cada desgarro del corazón porque este ser logró en mí transformaciones que de ninguna otra forma hubieran tenido lugar, ¡Feliz cumpleaños hijo y gracias por simplemente ser!

6 comentarios:

  1. Amiguita, un besote para Martin, Feliz Feliz Cumpleanos para ese nino hermoso. TQM!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas felicidades por este aniversario!! Es muy emocionante leerte y saber cómo tu vida cambió, para bien, después del nacimiento de Martin.

    Yo soy mamá adoptiva de una nena que cuando llegò a nuestras vidas parecìa que tendrìa un camino muy difìcil. Casi 7 años después las cosas marchan bien, a un ritmo diferente al de otros niños, con bastantes dificultades en algunas áreas. Pero siempre felices ella y nosotros. A mí también las prioridades me cambiaron, también me di cuenta que la felicidad se basa en lo más simple, en ver a nuestros hijos ser y existir. Admiro a mi hija, es una luchadora y una sobreviviente, mi vida junto a ella ha sigo un gran aprendizaje!!

    Un abrazote desde México

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan y yo pensamos en la adopción en algún momento!!! Me alegra que tu hija esté bien que sean felices y que haya sido un camino de grandes aprendizajes. Abrazos.

      Eliminar
  3. Muchas felicidades a Martin por su cumpleaños que Dios lo siga bendiciendo y cumpla muchos mas. Muchos abrazos y muchos besos los recuerdo y los quiero mucho, saludes a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Karen!!!! Espero que estés muy bien, un abrazo.

      Eliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!