lunes, 4 de febrero de 2013

Las Doulas...

Nuevamente, la discusión se abre, los pro y contra se ponen sobre la mesa, y las madres tenemos la opción de conocer, evaluar y decidir. 

En la revista Semana de Colombia, se publicó un artículo acerca de las doulas y el parto en casa versus la posibilidad de dar a luz en una clínica con los estándares propios de estos lugares.

Una de mis amigas del alma, de esas de la niñez, es una Doula. Me encanta y me aterra, ¡es demasiada responsabilidad! Pero lo ha hecho con todo el amor y la preparación del caso. Otra amiga, a quien considero mi hermanita menor, está a punto de dar a luz en Medellín con la ayuda de una Doula. 

Cuando escuché acerca de ellas, mi primera pregunta fue ¿qué es eso? Según Wikipedia, una Doula es una asistente sin titulación oficial, quien proporciona información, apoyo físico y emocional a las mujeres durante el embarazo, el parto y el posparto.

La palabra proviene del griego y se refería a la mujer esclava que servía a otra mujer o a un hombre. En Grecia la palabra tiene connotaciones negativas, puesto que significa esclava, por lo que muchas prefieren llamarse a sí mismas "asistentes del parto". Quien primero utilizó el concepto en su acepción moderna, fue la antropóloga Dana Raphael para referirse a las mujeres que ayudaban a las nuevas madres durante la lactancia y el cuidado de los recién nacidos en Filipinas.

Por mi experiencia, no puedo dejar de sentir temor, pero entiendo y comparto las opiniones acerca del ambiente de las clínicas (frío e impersonal), del aumento innecesario de las cesáreas y de los medicamentos que se aplican. La opción de parto en casa o del acompañamiento de una Doula  es una buena posibilidad, siempre y cuando se tomen todas las medidas del caso para asegurar el bienestar del bebé y la mamá.

En lo personal, optaría por una forma de parto que uniera ambos mundos: la calidez y sabiduría de las Doulas, el ambiente natural y el respeto por el ritmo de cada mujer, pero con la seguridad y medidas preventivas de una clínica... Y me surge la inquietud ¿por qué es tan difícil reconciliar dos miradas que buscan lo mismo: el bienestar del bebé y de la mamá? ¿Por qué nos cuesta tanto encontrar puntos de encuentro para hacer de esta experiencia una segura y cálida? Lo siento, no tengo las respuestas, sólo muchos interrogantes y una gran curiosidad.

Y ustedes, ¿qué opinan? ¿Qué opción escogerían?

Les dejo el enlace:

5 comentarios:

  1. Caro, aqui en Canada la esposa de mi super amiga y jefa es partera que en este caso es exactamente lo mismo que una Doula. En Canada el gobierno reconoce la escuela de parteras y estan mas en demandas que los medicos tradicionales. Las responsabilidades que tienen a su cargo son aun mas pero debido a que son reconocidas por el Gobierno y el Ministerio de Salud, no solamente deben certificarse pero ademas cuentan con el apoyo y equipo medico y humano para poder velar por la seguridad tanto de la madre como el/la bebe. Me parece super lindo el que meciones el caso de mi hermanita y entiendo el que expongas los pros y los contras de estos metodos y mas porque los viviste en carne propia. Considero que debemos es entonces buscar el equilibrio entre la medicina no tradicional (pero milenaria) y la tradicional asi como el tener siempre un plan B C D y F si es necesario... al final de cuentas si lo vemos desde el punto de vista social, los babies son responsabilidad del Estado y este debe ser quien vigile, regule, filtre y eduque a quienes seran parte de ese milagro de vida que mujeres como tu generan :) a la salud de los bebos y bebas y de las madres!!! MUA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Juliancho, en este tema nadie tiene la última palabra y sí es necesario construir ese espacio en común en el que puedan dialogar las opciones clínicas y la sabiduría femenina. Es una pelea que hay que dar. Besosssssss y me encanta leerte!!!

      Eliminar
  2. En mi caso nos estamos acompañando de una Doula quién además de ser muy amorosa, nos ha brindado mucha información que nadie nos da a las mujeres, para que comprendamos nuestro cuerpo y cómo se comporta en cada etapa del proceso del parto.

    Con esto nos sentimos más preparados, más armónicos y tranquilos con lo que se nos viene para el nacimiento de Matías, que nacerá en la clínica. No te niego que sentimos que falta una apertura en las clínicas para permitir ciertas prácticas, sin embargo lo que sentimos es que si nosotros nos preparamos de la mejor manera, podremos brindarle a nuestro bebé un nacimiento armónico (Doula) y seguro (Clínica).

    Este es un tema que tiene mucho por discutir, partiendo principalmente del hecho de la desconexión que estamos teniendo las mujeres con nuestro cuerpo y propia naturaleza y sabiduría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa sabiduría hay que rescatarla hermanita, esa es la lucha que hay que dar, pero no nadando en contra de la corriente, sino construyendo alternativas en conjunto. Vos sos un ejemplo vivo de que eso sí se puede hacer!!!!! Matías es muy afortunado de tenerte como mamá, besos.

      Eliminar
    2. me pueden informar donde puedo conseguir una doula en Medelllin Colombia?

      Eliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!