martes, 5 de marzo de 2013

Una tarde cualquiera...













Los gustos de mis hijos se van perfilando claramente: a Martín le encanta la música, así que sus terapeutas le montan una serenata completica sólo para él. Mientras Miguel le narra cuentos al sapo, al puercoespín, la jirafa, el burro y al oso; les explica por qué no hay que hablar con el lobo. Una tarde tranquila.

2 comentarios:

  1. TAN LINDOS ME RECUERDA LAS HERMOSAS TARDES JUNTOS PERO CON GRAN DOLOR POR LA DISTANCIA QUE ES LA CAUSANTE DE LA LEGANIA

    SE VEN MUY FELICES
    CON MUCJO AMOR BESOS
    MIA TITA

    ResponderEliminar
  2. Ay amiga que lindos!!! Martin esta precioso y toda la atencion que presta a la musica. Definitivamente es un nino que esta presente y disfruta, eso es fruto de todo el amor y esfuerzo que han puesto en su proceso amiga, muy lindo. Dile a Miguel que me cuente un cuento, que lo extrano, que quiero ir de compras con el como en los viejos tiempos,jeje. Besos amiga.

    ResponderEliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!