lunes, 15 de abril de 2013

Cuando mis niveles de CO disminuyen...

Definitivamente esta imagen me sube el ánimo.
Leonid Blyum, el creador de ABR, denominó CO al Coeficiente de Optimismo en uno de sus Post (por allá por el año 2011). Y es que aparte de crear una técnica de rehabilitación motora para nuestros hijos, Leonid trata, mediante su Blog, de darnos ese apoyo y esa contención que tan desesperadamente necesitamos los padres de niños con discapacidad.

Mantener unos niveles altos de CO no es tarea nada fácil. A veces los desafíos se amontonan y las dificultades parecen insuperables. Martín crece y eso nos enfrenta a nuevos retos, nuevas problemáticas y otros panoramas. 

Ya se los he confesado, soy mala para manejar la incertidumbre, trato, a diario, de ganar habilidades para aprender a aceptarla y manejarla, pero no es algo que se me dé fácil. Así que cuando me siento sobrepasada, releo las palabras de Leonid y hago mi mejor esfuerzo por volver a subir mis niveles de CO porque, definitivamente, es mejor apuesta asumir la vida con optimismo que dejarse apabullar por el pesimismo; hay menos qué perder.

Y como aquí de lo que se trata es de intercambiar experiencias, les cuento que yo hago uso de dos herramientas que me ayudan a elevar mis niveles de optimismo: meditar y hacer deporte. Así elimino ansiedad y mantengo mis pensamientos negativos a raya. Les comparto el Post de Leonid en el Blog de ABR Hispano:

2 comentarios:

  1. Huyyy Carolina, me ha llegado mucho este post, gracias por compartir tus herramientas para elevar los niveles de CO. Leyendote pensaba en un caso cercano que vive una situcion de discapacidad y que no tienen la capacidad de afrontar su situacion con la misma disposicion de animo como lo hace tu familia. Esta familia de la que te hablo tienen una niña con leucemia y están haciendo todo lo posible por salvar a su hija pero las fuerzas las hacen depender de lo que dicen los especialistas y no de su unión como familia. Yo en su lugar o en el tuyo no sabría que hacer ciertamente, las admiro mucho, me pregunto muchas veces ¿cómo se llevan estas enfermedades con el peso de los diagnosticos médicos y los comentarios muchas veces desfavorables de la gente? gracias de nuevo, saluditos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:

      Se aprende, créeme, todos aprendemos y resolvemos la situación lo mejor que podemos. Es difícil, es una decisión diaria sin tregua, hay etapas felices, otras que parecen un verdadero hoyo negro, pero ambos momentos hay que vivirlos, sabiendo que también pasarán. Gracias por tus palabras y solidaridad. Un abrazo.

      Eliminar

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!