miércoles, 26 de junio de 2013


"Las heridas empiezan a sanar cuando se rompen las cadenas de silencio"...

... cuando se nombra lo innombrable.
... cuando se acepta lo inexplicable.
... cuando abrazamos a la culpa.
... cuando reconocemos nuestra humanidad.
... cuando construimos un sentido propio.

Las heridas sanan cuando, por fin, respiramos profundamente, nos llenamos de valentía y compartimos nuestras historias. Al abrir nuestro corazón y contar nuestro dolor estamos, irremediablemente, recorriendo el camino de la transformación. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!