martes, 9 de julio de 2013

"Las partículas elementales"



Juan me lo recomendó... Y, por supuesto, lo leí. Reafirmé lo que sospechaba: prefiero ver el mundo con lentes "rosas", así en mi armario el color esté totalmente ausente. No me malinterpreten, es un escritor brillante, el problema es que me gusta creer en la felicidad como posibilidad de existencia, pero Michel Houellebecq aniquila cualquier vestigio de ésta.

Su texto es una crítica mordaz y desencarnada del mundo moderno, una mirada vertiginosa y cruel, muy cruel, pero certera. ¿Que si lo recomiendo? ¡Por supuesto! Pero si "Un mundo feliz" de Aldous Huxley les pareció difícil de digerir, pues prepárense, este tipo descuartiza cualquier posibilidad de redención.

Por mi parte, es claro que estoy "incapacitada" para soportar el dolor ajeno, sospecho que por eso ya no tolero los finales tristes de las películas o los desamores y desencuentros de los libros. Quiero volver a creer que existe algo de felicidad y prosperidad en algún rincón, así sea en el ocupado por la ficción. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!