lunes, 6 de octubre de 2014

Mario Ernesto y Gerónimo Ángel

Dos historias de vida, dos seres diferentes que no encajan en lo "normal", en lo establecido, en eso que es aprobado como correcto por la mayoría. Ambos estigmatizados o excluidos por motivos que reflejan nuestra gran ignorancia y fracaso como sociedad.

¿Qué tipo de seres humanos estamos formando? ¿Qué tipo de sociedad alentamos a diario con nuestras acciones? Porque me cuesta creer que seamos señalados en las redes sociales por ser únicos, que el sistema de pensión nos excluya por nuestras condiciones físicas, ¿ésta es la Colombia en la que quiero que mis hijos crezcan? No, definitivamente no.

Por eso es tan importante insistir, usar los espacios virtuales como herramientas educativas, como la posibilidad de visibilizar estas otras perspectivas de la vida que nos enseñan a valorar lo diferente, a aceptarla y enriquecernos con y desde la diferencia.

Jóvenes talentosos que rompen el molde como Gerónimo o valientes como Mario que se atreven a desafiar, durante toda una vida, los designios fatídicos de su condición de discapacidad. Son estas personas, sus valores y tenacidad, las que deberían convertirse en modelos a seguir.

¿Que si Gerónimo es afeminado? Eso no debería opacar sus talentos y ni siquiera ser motivo de discusión ¿Que si Mario se ha valido toda la vida por sí mismo? Eso no debería ser una excusa para no garantizarle una buena calidad de vida en momentos en que se está viendo diezmada su salud.

¿Qué hacemos cada uno de nosotros para que estas historias no se repitan hasta el cansancio? ¿Cómo reaccionamos cuando nos encontramos en el centro comercial con un joven afeminado o una persona con discapacidad severa? ¿Estamos conscientes de que esas reacciones las imitarán nuestros hijos? ¿Qué les decimos a ellos acerca de ser diferentes? ¿Condenamos y señalamos, o educamos y valoramos?

Pueden leer las historias completas en:

La Historia de Mario

La sociedad de los trinos suicidas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te invito a escribir tus comentarios a continuación. ¡Gracias por participar!